¿Estás pensando en cambiar el suelo de su hogar? Puede que te interese la opción de la tarima flotante. Te explicamos cómo instalarla tu mismo en pocos pasos.

Por: Luisa Sanz

Punto 1: Aclimatar las maderas a la temperatura ambiente


Es recomendable desembalar las tablas de suelo flotante para que se aclimaten a la temperatura de la habitación. Para ello, después de desembalar lo que haremos es esparcir los tablones por todos los lugares de la habitación pero sin instalarlo. Solo queremos que tome la temperatura durante unas 48 o 72 horas. Después de esto volveremos a retirar las tablas para proceder a la correcta instalación. Es importante que el aire circule por todos los lados de las tablas. Intenta que no se amontonen sobre el suelo


 


Punto 2: Prepare el suelo base sobre el que ira la madera


Es imprescindible que la losa de hormigón u otra superficie donde vaya a colocarse el piso flotante este acondicionado. Para ello es imprescindible que lo limpie con suma conciencia, ya que no puede quedar ningún tipo de superficie que altere su naturaleza plana. Debe quedar totalmente plano.
Si hay que eliminar algún tipo de elemento de esta superficie es el momento de hacerlo.


 


Punto 3: Instalando la base.


Antes de colocar el suelo flotante es necesario instalar una capa intermedia entre la losa de hormigos y las tablas de madera. Esta base generalmente será de corcho, algún material espumoso o que impida que se deslice la madera por la superficie. Aunque esto último en principio no será un problema porque ira encajado entre las paredes.
Para su colocación empezaras por la pared más grande de la habitación y solo deberás ir colocando planchas en paralelo a ello.


 


Punto 4: Instalar el piso


La instalación del piso flotante es realmente mucho más fácil de lo que se cree. Para empezar correctamente y evitarte dolores de cabeza lo que debes hacer es empezar colocando las tablas en paralelo a pared más grande. Además ten en cuenta que deberás dejar una distancia de más o menos 0.5 centímetros entre la madera y la pared para que la madera pueda dilatar cuando exista algún cambio de temperatura o humedad.
Una vez colocada la primera plancha debes ir encajando el resto en paralelo a ellas y así conseguir la mejor instalación posible. Según vayas encajando estas tablas debes tener en cuenta que no pueden quedar espacio entre ellas. La unión debe ser total para que el piso flotante tenga un buen acabado.


 


Punto 5: Rematando la instalación del piso.


Seguramente a medida que avances y llegues a las ultimas tablas de madera te darás cuenta que el tamaño del hueco que queda es más pequeño que el tamaño de las tablas de fábrica.
¡Hay que cortar! No queda más remedio que cortar estas últimas tablas para que encajen a la perfección. Para ello tomaras la medida con una cinta métrica y cortaras a medida exacta (recuerda que debe quedar un espacio entre tabla y pared).


 


Punto 6: Instalar rodapiés y detalles.


¡Esto ya tiene otro color! Con el piso totalmente instalado ya solo nos queda colocar los rodapiés a lo largo de la habitación. También puedes colocar otro tipo de detalles como la moldura que se coloca en la puerta para diferenciar del piso de la habitación al piso de la habitación aledaña.

¿Que te ha parecido? Nosotros pensamos que no es tan dificil instalar piso flotante. Pero si aun asi no eres muy manitas puedes siempre consultar con un especialista.