Este articulo aborda un tema pocas veces tratado como terapia de pareja, usualmente solo es tratado como rehabilitación de la adicción de uno de los miembros, pero la adicción instala patologías en la relación de pareja que es necesario tener en cuenta.  Según Stephany Brown y Virginia Lewis (1), existen cuatro etapas que las personas, parejas y familias atraviesan cuando existe un problema de adicción. Sean estas: alcohol, drogas, fármacos, ludopatía, sexo o videojuegos entre otras.
Estas etapas se pueden definir como:
- Consumo
- Transición
- Rehabilitación Inicial
- Rehabilitación Permanente
De acuerdo a este modelo la terapia de pareja ayuda a enfrentar y resolver conflictos ocasionados por la adicción. Cuando está presente la adicción la relación de pareja se torna rígida, y la adaptación a esta rigidez crea patologías en la relación de pareja. Estas patologías hacen más difícil el proceso de rehabilitación para el adicto, así como también es más difícil la recuperación del coadicto. Las estrategias inadecuadas que la pareja adopta para lidiar con la adicción y tratar de mantener una cierta estabilidad, eventualmente causan traumas y psicopatologías.
Para que una pareja pueda recuperarse, el modelo de relación disfuncional debe colapsar, y los mecanismos de defensa instalados que mantienen la relación patológica deben cambiar. En terapia de pareja las tres metas más importantes a seguir son:
- Promover una intervención y brindar soporte para que el adicto cambie.
- Mejorar la calidad de la relación en todos sus aspectos.
- Mantener una estrategia permanente para prevenir las recaídas.
Estas intervenciones deben considerarse fases de recuperación para la pareja. La primera fase es tratamiento para el adicto, la segunda fase sería de ajuste para la pareja y/o la familia, la tercera fase es diseñar un estilo de vida que promueva la recuperación para ambos.
Para que la terapia sea efectiva en una pareja disfuncional por motivo de adicciones, debe ser educativa, proporcionar instrucciones concretas que puedan ser aprovechadas por la pareja para cambiar los patrones de conducta que la adicción instaló.
Es importante que la estrategia de recuperación diseñada para cada uno de los miembros de la pareja esté sincronizada de tal manera que ambos tengan como meta la rehabilitación del adicto, la recuperación del coadicto y la promoción de una vida en pareja funcional.

(1) Autoras del libro “The alcoholic Family in Recovery: A Delvelopment Model”

 Asesoria Terapeutica
Ronny Schmatz Wolff
www.asesoriaterapeutica.com