La ozonización es una técnica utilizada en el tratamiento de aguas que resulta muy útil en las diferentes fases y sectores de la industria agroalimentaria.

Por: Natalia Villa

La ozonización del agua de riego de los cultivos, por ejemplo, permite utilizar agua contaminada sin riesgos, con toda la garantía del agua potable. Es, sin duda, una tremenda ventaja para el agricultor, que le permite exportar y comerciar su cosecha con toda tranquilidad gracias a esta tecnología del ozono, que potabiliza el agua polucionada de forma sencilla, ecológica y con un bajo consumo energético.

Al igual que el resto de la industria alimentaria, la producción agrícola se beneficia de las ventajas desinfectantes del ozono disuelto en el agua de riego al rentabilizar las cosechas ahuyentando problemas de crecimiento y mejorando el vigor y el tamaño de las plantas.

El agua potabilizada también resulta de gran utilidad en el tratamiento postcosecha, tanto si de requiere el lavado de los alimentos, que además de higienizados quedan libres de restos de pesticidas, hongos, mohos y toda clase de microorganismos. Su uso está especialmente aconsejado cuando

El baño con agua de ozono prolonga la duración del alimento, mejorando las condiciones del manipulado, envasado, almacenaje y transporte. En el caso de cámaras frigoríficas, la ozonización del agua permite la fabricación de un hielo limpio y transparente, idóneo para la conservación de los alimentos que lo precisen tanto en su lugar de producción, como en el de transporte o distribución.

En particular, la desinfección con ozono es idónea para instalaciones donde suelen desarrollarse la bacteria de la legionelosis. Su uso con el equipo apropiado previene su aparición y elimina los posible brotes. Algunos puntos críticos son los depósitos de agua, evaporadores, torres de refrigeración, canalización de agua potable y otros lugares húmedos.

La oxigenación extra que proporciona el ozono también permite una mayor reutilización de aguas de circuito cerrado, en algunas ocasiones empleadas para el lavado de alimentos (desinfección en el procesado de frutas y verduras). Esa escasa circulación del agua en procesos industriales de preparación de alimentos es un caldo de cultivo para la proliferación de microorganismos, haciendo del ozono una solución perfecta.

La industria cárnica y la pesquera son otros grandes beneficiados de la potabilización del agua con ozono, sobre todo en mataderos y en centros de manipulación de pescado, especialmente los crustáceos y moluscos. En ambos casos, el almacenaje también gana en seguridad alimentaria gracias al eventual lavado de los productos y a la desinfección atmosférica con ozono.

El sector HORECA también tiene en el agua ozonizada un buen aliado higiénico-sanitario. Potabilizar el agua o, en todo caso, mejorar su calidad y dotarla de un gran poder desinfectante conviene para múltiples usos: desde la actividad en una cocina hasta la limpieza regular o profunda de la maquinaria y de los utensilios utilizados, así como del lugar de trabajo en su conjunto.
En Cosemar Ozono podrás conocer todos los tratamientos de agua con generadores de ozono, tanto en industria alimentaria, como en hospitales, aguas residuales, etc.
En Ciencia del Ozono, el portal referente en España de divulgación y conocimiento del ozono como desinfectante, podrás conocer todas las novedades del ozono como desinfectante ambiental y del agua.