La enfermedad del alcoholismo (en realidad cualquier adicción)afecta a la familia en su totalidad, sobre todo a nivel emocional.
 Los alcohólicos (adictos en general) son los que sufren los daños directos de su enfermedad. Mientras la enfermedad avanza se instala la TOLERANCIA, es decir, cada vez necesitan consumir más para sentir el mismo efecto. El deterioro es cada vez mayor y las consecuencias cada vez más graves.
Pero el adicto no es la única persona afectada por su enfermedad.
Se podría decir que todos los miembros de la familia se ven afectados de diferentes maneras. Principalmente en su emocionalidad.
La pareja casi siempre es la más afectada principalmente porque en un comienzo trata de esconder la enfermedad de los otros miembros de la familia, esta es una carga muy pesada que genera estrés, preocupación, angustia, depresión. Las discusiones con el adicto van subiendo de tono llegan a la falta de respeto e inclusive a la agresión física, lo cual merma su autoestima.
Los padres o hijos de adictos también encajan en este esquema.
Es en esta etapa en que se convierten en coadictos, es decir soportan insufriblemente la adicción del ser querido con tal de tener la menor cantidad de problemas.
Esta situación es prácticamente insostenible en el tiempo y así otros miembros de la familia comienzan a notar las consecuencias de la adicción, y a sufrir estragos emocionales.
Si tienes un familiar adicto BUSCA AYUDA. Es muy difícil que un adicto se rehabilite por su propia cuenta.
Si sientes que la adicción de tu familiar es demasiado para ti BUSCA AYUDA TU!!!

 Asesoría Terapéutica
Ronny Schmatz Wolff
www.asesoriaterapeutica.com