Ansiedad y Depresión

Según la Organización Mundial de la Salud los trastornos de ansiedad son padecidos por cerca del 30% de las personas en algún momento de sus vidas.

Los síntomas de la ansiedad
Los signos habituales de los desordenes de ansiedad son:
• Opresión en el pecho, dificultad para respirar, falta de aliento.
• Dificultad para tragar, nudo en la garganta.
• Latidos acelerados del corazón, palpitaciones, latidos saltados.
• Mareos, aturdimiento.
• Enrojecimiento de la cara, enrojecimiento de la piel.
• Entumecimiento, hormigueo.
• Temblores, sacudidas.
• Tensión muscular, espasmos.
• La sudoración excesiva.
• Náuseas, diarrea.
• Dificultad para pensar.
• Desmayos.

La ansiedad y la depresión
Cerca del 90% de los individuos que padecen trastornos depresivos también presentan trastornos de ansiedad. La ansiedad es un síntoma común de la depresión. Incluso la ansiedad por sí sola puede causar la depresión.

Igualmente existen otras causas de la ansiedad, no siempre una persona ansiosa está deprimida, ya que la ansiedad puede existir sin la depresión. Pero la mayoría de los individuos que están deprimidos se encuentran ansiosos.

Los trastornos de ansiedad pueden generarse por diversas causas. Por ejemplo, por problemas en las relaciones, las enfermedades, el estrés laboral, o los fallecimientos.

Las consecuencias de la ansiedad crónica
La ansiedad crónica puede ser muy debilitante para quien la padece. Tanto el cuerpo como la mente no están capacitados para soportar esta condición por mucho tiempo.

La ansiedad crónica disminuye los neurotransmisores como la dopamina y la serotonina y provoca fatiga y disminución de la energía, además de que la persona se siente mental y emocionalmente exhausta.

Las consecuencias físicas de la ansiedad crónica son:
• Corazón: presión arterial alta y arritmias.
• Los músculos: dolor de cuello, dolor en los hombros y espalda.
• Cabeza: dolor de cabeza.
• Gastrointestinales: úlceras, síndrome del intestino irritable, dolor ventral, distensión estomacal y molestias.
• Piel: erupciones cutáneas, eczema, psoriasis.
• Pecho: dolor en el pecho, en la caja torácica.

Las consecuencias emocionales de ansiedad crónica son:
• Falta de concentración.
• Irritabilidad.
• Agotamiento.
• Dificultad para sentir placer.
• Dificultad para dormirse o permanecer dormido.
• Sentimientos de desesperanza o pesimismo.
• Depresión.

 Si deseas más informació visita: La Depresión