Si somos manitas lo mejor que podemos hacer es ponernos a trabajar en la funcionalidad de nuestro vehículo. Eso significa que vamos a tener acceso al mejor ahorro y a la mejor calidad para que todo nos salga a pedir de boca

Por: Fernando Escrig

Hace unos años se hizo muy popular un programa de televisión en el que el bricolaje era el rey de la pantalla. En efecto, en este espacio televisivo fuimos aprendiendo cómo había que preparar una base sustratada para nuestras macetas, cómo manejar una sierra de calar o una ingletadora, cómo hacer agujeros pasantes, qué era un tubillón, para qué podíamos querer una pistola de silicona, cómo manejar una paletina para dar color a un mueble, etc. Por eso hoy vamos a seguir estos consejos que nos daban en aquel entonces pero aplicados a nuestro coche.
De entrada te podemos decir que hay un lugar donde puedes adquirir todo lo relacionado con tu coche por poco dinero y sabiendo que estás haciendo lo correcto para que la funcionalidad de tu vehículo no se diluya: el desguace. En efecto, gracias a las piezas de ocasión ahora mismo queda claro y patente que el que un auto siga siendo móvil depende de ahorrar dinero en un sitio que nos da la posibilidad para ello. Por eso creemos que no hay mejor manera, al menos en estos tiempos que corren, para que eso que se llama funcionalidad se haga patente y se convierta en la llave que nos otorgue la entrada al ahorro. Ahora bien, para que todo esto se concrete de una manera mucho más idónea no queda sino admitir que tenemos que jugar al háztelo tú mismo. Es decir, que si tenemos la habilidad, el sitio y las ganas lo más idóneo es entrar en sitios como el que te hemos enlazado más abajo, adquirir una pieza de ocasión y colocarla uno mismo. Seguramente que cuando lo hagamos vamos a tener claro que estamos haciendo lo correcto para que nuestro automóvil siga siendo esa máquina que nos da libertad y nos permite ir de un sitio a otro sin problemas.
Por otra parte queda claro que hay otras cosas que podemos hacer en nuestro coche que entran dentro de la esfera del bricolaje. Por ejemplo, podemos montar unas lunas tintadas si somos hábiles a la hora de pegar las bandas adhesivas; podemos cambiar el aceite a poco que sepamos manejar las llaves fijas y tengamos claro cómo hemos de hacerlo; podremos cambiar los neumáticos o arreglar un pinchazo con un par de nociones y teniendo instrumental a mano, etc. Es decir, que si somos hábiles con la mecánica y tenemos los mimbres necesarios, ¿a qué estamos esperando para reparar nuestro coche y sacarle el mejor beneficio a nuestro dinero? Ahorrar con un repuesto de ocasión es algo que está bien, pero hacerlo además sabiendo que nosotros mismos lo vamos a instalar es la mejor fórmula para que nada nos salga mal. Y por supuesto, para terminar ahorrando dinero.


visita este enlace