Que el educador holista es la encarnación de mente, espíritu y cuerpo, que la práctica espiritual permite aplicar levadura a la conciencia. 
Que como educadores debemos nutrir las inteligencias múltiples de los estudiantes, ser y enseñarles a ser autoreflexivos, que debemos ser desarrolladores de..

Por: Dr. Ramón Gallegos

Fundación Internacional para la Educación Holista
Maestría en Educación Holista

“Aprendiendo La Visión De La Educación Holista”

Estudiar la Maestría en Educación Holista fue algo completamente desconocido para mi, algo que no sabía que era y como se llevaría a cabo, durante el curso de inducción de primera me llamó la atención la terminología que manejaba el Doctor Ramón Gallegos Nava, algo totalmente nuevo, la posibilidad de siquiera manejar algo de lo que ahí se decía y que sinceramente era para mí completamente desconocido y esta extraño, primero ¿qué es holista? Y porque te hablan de ser holista para encontrar la felicidad.
Con la simple exposición de razones para estudiar la maestría, fue complicada misma, sinceramente en aquellos días se expusieron razones que ahora si puedo confirmar, algunas como el desarrollo de la conciencia o quizás actitud ecuánime ni siquiera figuran ya que desconocía completamente cuales son los fines de los estudios en educación holista; estos ahora los comprendo y reconozco la importancia de los mismos.
En el mismo curso de inducción, la palabra transpersonal o lo transdiciplinario, no tenían ningún significado, más bien eran palabras complicadas y que no podía ni pronunciar. Durante la inducción se nos hablo del termino holista, de la relación entre los paradigmas educativos y se establecieron claramente las diferencias entre lo tradicional o mecanicista y el holismo en estos términos.
En el mismo curso el Dr. Ramón Gallegos Nava nos explico la teoría de las inteligencias múltiples y con ello se amplió el panorama en este tema, ya que normalmente manejábamos solo tres de las ideas de cómo se aprende en esta vida.
Durante el primer semestre y durante las materias que se llevaron en este, se presento algo muy interesante ya que lo que se buscada era conocerse a sí mismo para poder de ahí partir y comenzar el gran cambio. Nuevamente términos como filosofía perenne y toda la introducción a la educación holista fue realmente lo que inicia el proceso de querer terminar tan bonita experiencia.
El hecho de llevar clase con el Dr. Ramón Gallegos, autor de varios libros y que en ese entonces aun no sabía de sus doce, y ya casi trece libros publicados, aun desconocía muchísimo, pero era un buen inicio y una sensación de tranquilidad.
Vale la pena comentar que para estos tiempos ya usábamos entre los compañeros de la maestría los términos ¿en qué meme andas hoy?, desde ahí creo que íbamos visualizando las acciones que cada uno de nosotros iba experimentando.
Otro de los términos que iban tomando forma era el de espiritualidad; y algo que me costó un poco mas fue el términos Kosmos, explicado en el siguiente esquema fue que le comencé a dar significado.
Otro de los puntos interesantes que me sorprendieron en este semestre fue haber visto y tratado por primera vez el código de ética del educador holista. En aquel momento aun no veía este código como la base de la actuación para llevar a ser plenos.
Mi biografía escrita de diferente manera, me provoco recuerdos agradables, cosas que por estar viviendo tiempos diferentes ya no las consideraba o tomaba en cuenta, más bien diría ya no les daba su importancia; ello a pesar de que con el tiempo fui aprendiendo que lo importante es vivir el presente, no apegarse al pasado, ni angustiarse por el futuro, algo que ni siquiera sabemos cómo será.
Para el segundo semestre y ya con un buen resultado del primero, lo que más me motivo fue el inicio de las meditaciones y del estudio del Budadharma, así como la posibilidad de dar otro curso ahora en el Cecati y fue otro tipo de experiencia, mas enriquecedora y sobre todo que los permite tener otro tipo de conclusiones.
Así para mí lo más relevante fueron las siguientes letras escritas por el Dr. Ramón Gallegos Nava y que encierran y entrelazan grandes temas relacionados con la educación holista:
“La filosofía perenne y la educación holista no promueven ninguna iglesia ni religión, promueven la espiritualidad y el amor universal. La gente de las iglesias requiere de intermediarios para vivir su relación con Dios. Cuando un ser humano se plantea su interconexión con los demás y su relación directa con dios es algo muy peligroso para el gobierno y las iglesias porque ya no tendrán control sobre él.
La espiritualidad es certidumbre consiente, no fe irracional. La religión de los seres humanos debiera ser el amor universal y su política la compasión incondicional. Todos los días vemos a Dios pero no lo reconocemos.
Vivimos en un mundo artificial creado por el hombre. Nuestro ambiente es artificial, por lo tanto un mundo de mucho sufrimiento. Este sufrimiento se da porque hemos sido condicionados a proyectar estados ideales a ser alcanzados en un futuro. En la distancia entre lo que es y lo que debería ser se encuentra la desgracia humana, el sufrimiento.
Debemos aprender la enseñanza de la impermanencia. Todo cambia, nada queda igual. Si lo entendemos así eso es sabiduría. Debemos evitar el apego, la aversión y la ignorancia. Este es el camino a la erradicación del sufrimiento.
El apego significa no quedarse adherido a las cosas; la aversión es el tratar de evitar lo que no nos gusta y la ignorancia es simplemente no saber porque nos comportamos como lo hacemos, no poder entender nuestras motivaciones, nuestros condicionamientos.
Equivocadamente el pensamiento se ha convertido en un instrumento para enfrentar cualquier situación o problema, pero este no es el instrumento ideal para enfrentar problemas humanos. No es un instrumento apto para revitalizar el mundo de vida y carece de facultad para generar sentido trascendente, mucho menos para conducirnos al ámbito de la vida espiritual.
El pensamiento al ser un proceso mecánico, convierte en cosa lo que toca. No busca la verdad sino la seguridad. Es un proceso mecánico, superficial y deshumanizado.
Debemos despertar, a lo divino, eliminar el obstáculo del ego que nos fragmenta y nos divide y encaminarnos hacia una vida plena. Las acciones a tomar para la destrucción del ego provienen de la verdad y no del esfuerzo, de la ambición y de la codicia personal..
Hemos hablado que el ser humano está dormido a la espiritualidad y esto implica que no hemos sido capaces de explotar todo nuestro potencial, mejoramos, pero no despertamos. No entendemos que la realización del ser esta dentro de nosotros mismos y estamos empeñados en buscar fuera. Ha vivido eternamente en nosotros. Debemos despertar al malentendido propio de que somos un cuerpo, de que somos un ego de impresiones sensoriales. Debemos despertar a nuestra naturaleza divina.
La educación actual está en manos de los políticos. La política y la educación holista de pronto podríamos pensar que son antagónicas, pero guardan una estrecha relación. Se requiere de políticos con visiones más integrales. Políticos que luchen por una economía más equitativa para la sociedad. Políticos que desechen el consumismo y den la espalda al materialismo, que opten por políticas sociales realmente encaminadas a servir a las mayorías. Políticas sociales más humanas.
Debemos lograr una asociación entre política y economía para poder eliminar la pobreza. La economía sola no puede resolver ese problema, es necesaria la aplicación de políticas sociales equitativas, políticas integrales. Una política holista que aumente la conciencia, de libertad y mayores posibilidades para resolver conflictos. Políticos que actúen en forma más compasiva para con sus semejantes.
El ser humano es el único capaz de evolucionar en forma consciente. Es el único capaz de buscar intencionalmente la evolución. La espiritualidad evoluciona por sí sola, es una parte natural de la evolución. Nos encontramos en una época en la que la conciencia debe tener una mayor apertura, pero el tiempo de transición es quizá el más peligroso.
El sistema educativo en nuestro país ha ido centrando su política en la idea de la calidad educativa, generando un autoengaño. La educación no es cuestión de calidad sino de integridad. Se debe reconocer la importancia de la integridad que es finalmente donde está la conciencia, donde está la orientación.
Cuando el ser humano es encausado únicamente al éxito económico y se le dice que ese es el fin último de su existencia no queda satisfecho. Su personalidad común y corriente no evoluciona, más bien se trastoca y se despersonaliza. Se convierte en una cosa. No tiene oportunidad de desarrollar su propio ser genuino.
Los educadores holistas entonces, tenemos la misión de hacer las críticas necesarias a las metas y a los objetivos que en este momento dominan el sistema educativo de nuestro país. Lo están llevando a una profunda deshumanización, a una pérdida del ser, a un bajo aprendizaje. La educación actual es un desastre. Nuestra tarea además es traer más espiritualidad el mundo y felicidad verdadera a todos los seres. La sociedad esta oscurecida por el materialismo y el hedonismo.
La filosofía perenne es atemporal. No está condicionada por las culturas, tradiciones, creencias. Se fundamenta en la búsqueda de la realidad suprema y de sus valores y es necesaria para llenar el vacío de fundamento espiritual que padece nuestra cultura. Los educadores holistas debemos descubrir nuestra propia identidad en el ser antes de enseñar, pues el lugar desde el que se enseña es definitivo para que el estudiante de una manera espontánea pueda colocarse en una zona contemplativa de la conciencia. La contemplación de los valores se expresa en una educación y conducta auténtica. En la medida que aprendamos el proceso de contemplación estaremos abriendo la conciencia humana a niveles de conciencia más y más profundos. Que resulte fácil o difícil es irrelevante. Lo importante es que es la única salida a la libertad.
La educación holista es un camino de sanación, un camino para la erradicación del sufrimiento, es un camino de amor. Pone el acento en la integridad humana como la base del bienestar y de cualquier tipo de desarrollo. Es necesario ser perseverante, el cambio es necesario y deberemos no desfallecer en el camino.
El proceso espiritual es un proceso de perseverancia, de búsqueda, de encuentro, de conocimiento, además de un despertar a nuestra naturaleza.
La perseverancia es la energía necesaria para continuar en el viaje hacia uno mismo. Es también la energía para superar decepciones, caídas y los momentos de crisis que tenemos. Es lo que nos hace levantarnos y continuar adelante.
El conocimiento tiene como objetivo quitarnos carga. El conocimiento espiritual nos simplifica, nos hace sencillos, nos quita apegos, poses, pretensiones, dogmas, miedos, nos deja con lo que es, nos deja en un vacio creativo, un vacio de egos y llenos de verdad.
Sin integridad humana y sin desarrollo moral no se tiene nada. El desarrollo de la humanidad ha llegado a un punto en el cual ya no puede continuar únicamente a través del desarrollo material y tecnológico. Es imperante un giro en el sistema educativo actual. La alternativa es la educación holista.”
Para el tercer semestre lo más impactante fue el poder hacer un ensayo de los doce libros del Dr. Ramón Gallegos Nava, no solo conocer su obra sino trabajar con ella fue algo que verdaderamente abrió y permitió que cayeran muchos “veintes”.
Es increíble conocer a alguien que tiene esa posibilidad de producción bibliografía con pocos años y que además se centran muy bien en los términos que él define como educación holista, espiritualidad, filosofía perenne, entre todo lo que es el tema.
Ideas como que el maestro debe demostrar amor, compasión y confianza y que el estudiante será espejo de esas virtudes.
Que el educador holista es la encarnación de mente, espíritu y cuerpo, que la práctica espiritual permite aplicar levadura a la conciencia.
Que como educadores debemos nutrir las inteligencias múltiples de los estudiantes, ser y enseñarles a ser autoreflexivos, que debemos ser desarrolladores de talentos, aplicar la contemplación y además trabajar en las propias aspiraciones espirituales.
Y la idea de esculpir la propia estatua, a partir de hacer conciencia de las cosas que no están bien y de mirar al interior.
Ya para el cuarto semestre la experiencia de poder hablar de educación holista a gente de una empresa que nada tiene que ver con educación y que se hayan interesado tanto, nos abre otras grandes oportunidades.
Pero lo que me dejará mas huella es sin duda el hecho de haber sido electa para participar en el congreso mexicano de educación holista.
Sinceramente esta acción ha dejado marcada mi experiencia en la maestría, con miedo a hablar a no decir cosas en las que me pudiera complicar a defender una exposición que había elegido y que sinceramente fue muy gratificante.
La preparación del tema, el trabajar en equipo con mis compañeros y el saber que podemos hacerlo a pesar de los pesares y de las condiciones que se presentaron.
Y con ello ahora el reto es hacer lo que debo para aplicar todo lo que he visto y espero aprender de esta bonita experiencia.
Debo decir que a pesar de momentos ríspidos durante el tercer semestre en relación con hacer o no un coloquio en San Luis Potosí, eso nos hizo crecer más y ver las cosas desde otro punto de vista.

Adelita Fuentes
Fundación Internacional para la Educación Holista
Maestría en Educación Holista
Guadalajara, Jal. México. 2012
www.ramongallegos.com