Los perfumes de mujer en muchos casos cumple esa función de atracción social, y eso es aprovechado por muchas publicaciones y programas para armar debates sobre la elección de los perfumes y esencias.

Por: J Salvo

Oler de una manera especial es un asunto fundamental para varias mujeres. No se conforman con el olor natural de la piel; necesitan tener una referencia más que las haga más llamativas, como aquellas que les gusta usar minifalda o usar unos aretes estrambóticos para llamar la atención. Los perfumes de mujer en muchos casos cumple esa función de atracción social, y eso es aprovechado por muchas publicaciones y programas para armar debates sobre la elección de los perfumes y esencias.

Es destacable el hecho de que varios perfumes para mujer hayan alcanzado la categoría de clásicos, tanto así que tienen la misma referencia destacada que tienen muchas gafas de sol, para poner el tema en perspectiva. Por ejemplo, la fragancia Chanel No. 5 es una de las más conocidas alrededor del mundo. Actualmente, otras propuestas que vienen de prestigiosas casas como Kenzo, Carolina Herrera, entre otras, hacen carrera para convertirse en referentes obligados de las fragancias femeninas. Es algo competido.

Se dice que hay que tener cierta sensibilidad para poder escoger el perfume adecuado que adoptará cada mujer. Es aquí en donde entra a jugar lo que hemos referido en una parte de hace dos párrafos. Se dice que todas las mujeres, dependiendo de su manera de ser y hasta de pensar, escogen un determinado perfume. El tema parece interesante en realidad, y puede generar todo tipo de discusiones que van desde la consistencia misma del perfume hasta cómo debe ser aplicado. Esto refleja, obviamente, el sentido de pertenencia que muchas mujeres han desarrollado hacia sus perfumes de la vida diaria, o bien, para ocasiones tremendamente especiales que lo ameriten.

Hay personas que piensan que el perfume es una especie de identificación, de llamada de atención. Que algunas mujeres los usan para “marcar territorio”. Esto es notorio en el caso de ciertas damas que parece que, como dice un refrán muy popular, “parece que se hubiesen echado todo el frasco”. Sinceramente, aquí también entran a participar consideraciones realmente éticas, las cuales deben ser analizadas no sólo desde el punto de vista de la moda, sino también en el de la interacción social como tal. No es un tema que se desarrolle de una manera demasiado explayante, pero hay que considerarlo.

Referencia: http://www.miouk.com/

Comprar en Perfumes Glamour