el ozono es la mejor respuesta a cómo quitar los malos olores corporales o a cómo eliminar el olor a tabaco de nuestro cuerpo

Por: Natalia Villa

 El ozono puede hacer mucho por nuestro bienestar personal. Además de purificar los hogares de forma eficaz, natural y ecológica, permitiéndonos respirar más fresco y sano, también nos ayuda a mejorar nuestra salud e imagen.

La versatilidad del ozono como desinfectante y desodorante inocuo para la salud lo convierte en un buen aliado en el aseo personal. Su potencial para mejorar el aspecto físico y mantener la piel limpia, cuidada y suave se suma a su capacidad para hacer desaparecer los desagradables olores corportales provocados por el sudor.

Sus usos prácticos son múltiples, y no dejan de descubrirse nuevas aplicaciones en la higiene y cuidado personales. Uno de los más demandados es el ozono en el agua en el baño o ducha con el objetivo de eliminar bacterias, virus y gérmenes sin necesidad de utilizar agresivos geles desinfectantes. Asímismo, elimina y previene la aparición de hongos en el suelo de la ducha o bañera. No en vano el ozono es uno de los mayores virulizidas, fungididas, bactericidas y desodorantes del mundo. Sin duda, el ozono es la mejor respuesta a cómo quitar los malos olores corporales o a cómo eliminar el olor a tabaco de nuestro cuerpo. Y lo hace con contundencia y mimo para la piel.

Así, lavarse el pelo y el cuerpo con agua ozonizada calma irritaciones y combate la caspa, produciéndose un simultáneo efecto de hidratación dérmica y de un rejuvenecimiento celular producido a consecuencia de la eliminación de toxinas de la piel.

Otras de sus aplicaciones estrella son la higiene íntima y también la limpieza bucal, especialmente la prevención de halitosis y caries. Ozonizar los cepillos de dientes con agua tratada con este gas o, sencillamente, hacer gárgaras o enjuagues con ella sólo puede beneficiar nuestra salud y bienestar.

Los tratamientos con ozono también abarcan la limpieza de las esponjas del baño, dentaduras postizas o acabar con el fastidioso olor a pies es otra de sus especialidades. Y sus propiedades terapéuticas también son importantes, por ejemplo en la cura y prevención de hongos.

Otro uso práctico de la desinfección del agua con ozono es su capacidad para lavar las manos y dejarlas limpias e inoloras, con resultados magníficos incluso si se ha realizado cualquier trabajo doméstico que requiera una limpieza profunda, por ejemplo tras el manipulado de alimentos como el pescado o los ajos.

Si el ozono consigue acabar con malos olores corporales mientras cuida e higieniza nuestra piel es gracias a la ozonización del agua. Científicamente, esto significa la realización de un proceso llamado ozonólisis, que la tecnología hace posible proporcionándonos todos sus beneficios sin dañar nuestro organismo ni lo más mínimo.
Existen dispositivos especialmente diseñados para las distintas necesidades relacionadas con la higiene y belleza corporales: desde accesorios que nos permite utilizar el generador de ozono eliminador de olores de los zapatos hasta ozonizadores de cepillos de dientes o, sin ir más lejos, ozonizadores acoplables a la misma ducha.
 Puedes leer más artículos sobre el ozono en este blog.