Mediante el análisis de cualidades particulares, como las huellas o el iris, los sistemas biométricos autentican a personas, lo cual es ideal en un sistema para el control de acceso. Un control de acceso, basado en biometría, es mucho más confiable que uno basado en llaves o credenciales.

Por: Kevin Pricer

Los sistemas biométricos son ideales, a la hora de implementar un control de acceso, en aquellos lugares que así lo requieran. Gracias a estos sistemas es posible ingresar a cualquier área tan sólo con colocar una mano o dedo sobre un escáner, tal y como se había visto sólo en películas.

Tal vez la idea de un análisis de dedos o manos, como control de acceso, no resulte tan impresionante, después de todo las huellas digitales o palmares han sido usadas como factores de reconocimiento desde hace muchos años. Lo que es realmente impresionante es saber que hoy ya es posible hacer análisis de patrones oculares, para negar o dar acceso a una persona. De hecho muchas organizaciones, a lo largo del mundo, ya hacen uso de esta tecnología.

Mediante un análisis de indicadores biométricos es posible identificar a un individuo y establecer si ella o él puede entrar a un sitio específico o acceder a información protegida. Cuando se habla de indicadores biométricos se hace referencia a esas cualidades físicas o de conducta, que hacen que una persona sea única e irrepetible –huellas digitales, patrones oculares, rasgos faciales, la geometría de la mano y hasta la forma de caminar, escribir o teclear.

Los sistemas biométricos tienen varios usos, siendo la seguridad uno de los más destacados. En este aspecto, es posible encontrase como cámaras que analizan las facciones del rostro, para luego cotejarlas con las muestras de un banco de datos de agencias de seguridad, con el fin verificar si una persona que se analiza tiene antecedentes criminales. Un procedimiento como éste ya se aplica en varias terminales aéreas, en las que se chequea de forma rápida a los viajeros, con el fin de detectar posibles amenazas terroristas. De la misma forma, también se aplican lectores de retina con el mismo propósito.

Por otro lado, los sistemas biométricos son de mucha ayuda en las empresas, porque pueden suministrar una herramienta para el control laboral. Es así que con un sistema de control de acceso, por biometría, un director puede contar con un reporte real de la asistencia y horas trabajadas de sus empleados. Además, al instalar estos controles se aumentan los niveles de seguridad, al asegurarse que sólo el personal autorizado ingrese a las zonas para las que han sido previamente autorizados. También es posible instalar lectores biométricos en computadores, cajas fuertes y hasta en neveras para mantener un control sobre la información vital, bienes de alto valor y hasta sobre suministros de cafetería.


Para proteger la seguridad, un control de acceso es la mejor opción. Con un control de acceso, se asegura de que sólo las personas indicadas ingresen a determinado sitio. Por otra parte, los mejores controles de acceso son los basados en sistemas biométricos.