Los ordenadores están repletos de datos personales, y si caen en malas manos, podrían revelar desde los detalles de la cuenta bancaria, a las contraseñas de correo. Toma medidas para que ello no suceda.

Por: Ivan Sanchez Peña

Como los ordenadores forman parte cada vez más de nuestra vida cotidiana, la información guardada en ellos también se vuelve más sensible.

En la actualidad un PC es como un maletín transparente que contiene numerosa información, y acceder a ella no cuesta demasiado.

El principal problema lo constituyen las ideas erróneas que circulan sobre la seguridad. Con el movimiento de datos que sufren nuestros equipos, muchas personas creen que basta con borrar los archivos y no saben que después es posible recuperarlos sin problemas.

Sergei Shevchenko nos explica lo que supone no eliminar bien la información. “Los archivos almacenados en el disco duro, pueden considerarse como los capítulos de un libro.

Al borrar un archivo, el sistema operativo no arranca las páginas, sino que se limita a marchar dicho capítulo como contenido borrado, pero la información sigue estando ahí, y si por desgracia el libro cae en manos dudosas, estas podrían recuperar los capítulos que faltan con bastante rapidez suprimiendo el modificador de eliminación o accediendo directamente a las páginas por numerosos métodos que han surgido con el tiempo”.

Para asegurarnos de que los archivos sean irrecuperables, tenemos que borrarlos de forma segura en lugar de enviarlos a la Papelera, y esto puede llevarse a cabo con programas como PC Tools Desktop Maestro (www.pctools.com/desktop-maestro/), que entre otras incluye una herramienta de privacidad.

El hecho de no limpiar de manera concienzuda la información de nuestras máquinas, supone un problema generalizado. Tal y como reveló nuestro estudio, un 88 por ciento de los lectores admitió que no toma ninguna medida para borrar de forma segura, y uno de cada diez de este grupo, ya ha sido víctima de algún fraude.

También existen otras estrategias que pueden ayudarnos a evitar que otros se hagan con nuestro archivo. Por ejemplo, no hace falta que le roben a uno el PC para comprometer su información, ya que puede bastar con dejarle la máquina a otras personas unos minutos para que consulte su correo.
Una manera sencilla de evitarlo consiste en configurar distintos perfiles de usuario en el equipo, entre ellos una cuenta de invitado con privilegios restringidos para que limite en gran medida su radio de acción.

Y no solo tenemos que borrar de forma segura la información bancaria, pues Sergei enumera todo a una plétora de datos que podrían constituir un riesgo en sistemas protegidos.

“Entre los datos sensibles, podemos citar los formularios que se rellenan automáticamente, la información de inicio de sesión o los archivos relacionados con el uso de internet. Sin embargo, también dependerán en alto grado de lo que se realice con el ordenador”.

“Por otro lado, quizás tampoco nos interesen que otros miembros de la unidad familiar sepan lo que estamos haciendo con el ordenador, y en tales casos una herramienta de privacidad competente nos permitirá eliminar todo rastro de nuestras actividades informáticas”.

El robo físico de la máquina tampoco supone el único riesgo, ya que internet circulan muchos ejemplos de malware que se concentran en recuperar la información borrada y el historial del navegador.

“Si una amenaza logra instalarse en el PC, puede disfrutar de acceso completo a la información, incluyendo la caché del navegador. Y también puede utilizar tus cookies de inicio de sesión para suplantarte en los recursos Web que normalmente utilizas y causar problemas”, explica Sergei.
“Por ejemplo, una amenaza así podría iniciar sesión de Facebook, mirar las preferencias, leer los mensajes, y comprobar quienes son tus amigos. Y, después, toda la información obtenida se transferirá a una sede Web remota para venderla o compartirla con otros delincuentes y emplearla en ataques de spear-phishing”.

LECTOR EN APUROS
A nuestro amigo Julio le preocupa la seguridad de los datos personales en los dos ordenadores. El segundo de ellos es un portátil que tiene que sacar de casa a menudo, y este sencillo detalle hace que sea mucho más vulnerable al robo de identidad (no solo de sus datos físicos sino también de su historial borrado).

Julio nos explicó que guarda abundante información personal en su portátil, pero por suerte para él utiliza el software de cifrado de Windows y también la protege por medio de una contraseña. Una vez fue víctima de un fraude, y aunque este no adoptó la forma del robo de identidad (al cual su PC era vulnerable por su contenido), la experiencia fue lo suficiente traumática para preocuparlo. El uso que hace del ordenador puede considerarse típico y sus actividades en línea lo colocan en situación de riesgo.

“Hago todas mis gestiones bancarias en línea, y guardo hojas de cálculo con todo tipo de información. También tengo archivos con contraseñas y datos de inicio de sesión, lo cual no está nada bien. Pero es que hoy en día hay que utilizar tantas”, comentó Julio.

También utiliza su PC para consultar su correo y hacer compras por internet, y ello seguramente provocará que su historial y los datos de los formularios automáticos estén llenos de información sensible.

Si alguna vez perdiese su portátil y lo encontrase alguien de pocos escrúpulos, o bien se viese infectado por spyware, sus datos quedarían comprometidos en cuestión de minutos.
“Me preocupa la cantidad de información que guardo en el PC. Cuando uno borra alguna cosa cree que está todo hecho, pero la cantidad de datos que permanece en el sistema es verdaderamente escalofriante”, añadió.

Lo primero que hicimos fue indicarle algunas pautas sobre esta parcela tan desconocida de la seguridad, como por ejemplo configurar una cuenta de invitados en todas las máquinas para que las utilicen las personas que por casualidad puedan necesitar su ordenador en un momento dado.

Y después pasamos el software de eliminación segura. Desktop Maestro es un programa muy útil que permite modificar el escritorio y al mismo tiempo incluye Privacy Guardian para asegurarse de que el sistema quede limpio como una patena.

TRES FUENTES DE INFORMACIÓN OCULTA

1. Index.dat
El archivo index.dat que utiliza internet Explorer para guardar las sedes visitadas, los términos de búsqueda y otros datos supone un verdadero riesgo porque estos detalles podrían terminar en malas manos. Y, aunque casi todos los navegadores permiten borrarlos, son pocos los que en realidad llegan a suprimir la información (y los que lo hacen no usan métodos seguros).

2. Disco duro
Cuando borramos información de nuestro PC, éste se mantiene en el disco duro y puede recuperarse con determinadas herramientas. Los discos duros contienen una gran cantidad de datos que los usuarios consideran borrados, y entre ellos pueden figurar desde extractos bancarios electrónicos a documentos laborales o aquel video infame de las Navidades pasadas.

3. Autocompletar
Sin duda habrás observado que tu navegador llena de manera automática muchos formularios de datos en páginas web con detalles como nombres de usuarios, contraseñas, direcciones de e-mail y muchos otros. Toda esta información se guarda en un archivo que proporcionará a los criminales suficiente material como para causarte muchos quebraderos.

Para su seguridad le recomendamos está pçagina de software antivirus y para una buena fiesta de www.comarfi.com