Calambres en las Manos y los Pies

Aunque los calambres o contracturas musculares pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo, no es habitual que se den en las manos y en los pies ya que en estos puntos los músculos que existen son escasos y pequeños.
Sin embargo, también pueden acalambrarse provocando una sensación rápida y abrupta que en la mayoría de casos se revela como extremadamente dolorosa e irritantes que pueden ser muy molestas para la vida cotidiana.
Curiosamente y a diferencia de los que ocurre cuando se acalambras músculos grandes, en estas áreas se suele poder notarse cierto abultamiento bajo la piel que corresponde al musculo que se han contraído y que son muy dolorosas cuando se tocan.
Una de las principales causas por las que se acalambra pies y manos, es porque los músculos se han estirado más de lo debido, es decir, han estado mucho tiempo en una mala postura, por lo que se desencadena un contracción del musculo cuando el musculo vuelve a su posición de reposo normal.
Sin embargo, existen enfermedades degenerativas que también pueden desencadenar <a href="http://www.calambres.net">calambres</a> en las manos y los pies, como por ejemplo el síndrome del escribiente, una miopatía muscular degenerativa que puede llegar a causar la incapacidad de la mano.
Además, se ha demostrado que la falta de nutrientes como el magnesio o el calcio, son factores que desencadenan frecuentes calambres no solo en las manos sino por todo el cuerpo, pudiendo llevar a convertirse en un autentico impedimento para que la persona desarrolle una vida normal.
Así mismo, los calambres en las manos pueden ser síntomas de enfermedades más graves como puede ser el Parkinson, la enfermedad de Huntington la esclerosis o fallos renales severos.
Por ejemplo, sufrir calambres en las manos acompañados de entumecimiento y debilidad puede indicar que el paciente sufre una polineuropatia desmineralizante inflamatoria crónica, una enfermedad degenerativa motivada por la pérdida de la mielina, una sustancia que recubre las neuronas y que interviene en el impulso nervioso.
Pero no todos son malas noticias, ya que en la mayoría de los casos los calambres, quitando las malas posturas, suelen deberse a problemas leves, que pueden evolucionar ha problemas hacia problemas más graves por lo que se recomienda acudir al médico, que se solucionan rápidamente con farmacología ordinaria.
Pero también podemos tomar medidas en casa para la prevención de calambres en las manos. Para empezar podemos tratar de mantener una dieta sana rica en alimentación vegetal y pobre en grasas animales, lo que ayudara, además, a reducir peso que aliviara nuestro sistema circulatorio.
También podemos probar, si los ataques son frecuentes y de índole muscular, a tomar baños en los que deberemos meter las manos alternativamente en agua caliente y fría, masajearlas a fondo con crema antes de dormir
Por último cabe recordar que si los síntomas son anormalmente repetitivos, dolorosos y están causándonos problemas en nuestra vida diaria, deberíamos acudir al médico con carácter de urgencia ya que lo que nos parece algo común puede ser síntoma de enfermedades más graves.