Hay muchas explicaciones para la procastinacion, y esto es asi porque en realidad hay varias causas distintas. Procastinar o "procrastinar" es cuando dejamos las responsabilidades para después, es decir, postponemos lo máximo posible el enfrentamiento con algo que debemos hacer.

Por: Emilio Mondragón

Para explicar este comportamiento, por un lado existe la Teoría de la Adrenalina, que establece que la falta de confrontación con responsabilidades no se debe a la falta de interés o ganas de realizarla, sino que sugiere que la persona está buscando -conciente o subconcientemente- actuar bajo presión; La persona cae en procastinación buscando adrenalina porque rinde mejor bajo la presión del último momento.

Por otra parte, la procrastinación puede ser causada por miedos varios. Alguien que le teme al fracaso puede evitar enfrentarse a responsabilidades solo por la simple posibilidad de fallar; También, una persona perfeccionista puede dejar de afrontar sus deberes por miedo a no actuar perfectamente debido a dudas en si mismo.

Estos miedos también evitan que las personas que sufren de procastinación crónica puedan buscar ayuda para mejorar su estado. Esto es porque las propias personas creen que solamente se trata de de un tema de fuerza de voluntad, que depende de ellos y nadie más, y porque las personas que rodean a los procastinadores pueden confundir los "sintomas" con algo simple: como pereza o vagancia.

A pesar de todo esto, existe un lado positivo de la procastinación, y se da cuando la gente elige por su propia voluntad dejar algo para más adeltante porque magnitud de lo que tiene que hacer o la desición que tiene que tomar es tan grande que se trata de asuntos que cambian la vida de una persona; Por ejemplo, una inversión muy grande, o pedir un préstamo significativo, pedir matrimonio o el divorcio, etc.

En conclusión, dejar las responsabilidades para el último momento es algo sobre lo que uno no puede juzgar a alguien más, porque existen muchos tipos de procastinación, con varias causas posibles y varias consecuencias posibles. Por lo general es algo negativo, (digo "por lo general" porque esto depende totalmente de la persona y su habilidad de manejar las presiones) especialmente cuando es involuntario y uno no puede evitar caer en la procastinación, generando una adicción psicológica.

Pero por otra parte, cuando es una desición propia y no se presenta tan regularmente en tu vida, puede ser algo positivo para la persona porque el tiempo es utilizado efectivamente para pensar o meditar en cómo solucionar o afrontar el problema o la responsabilidad que uno tiene adelante, y no está perdiendo ese tiempo como en el caso de los procastinadores crónicos.