La biometría ahora está al alcance del bolsillo de todos. De esta forma, los sistemas biométricos no sólo son cuestión de agencias del gobierno, sino que ya pueden verse en lugares tan comunes como viviendas. Esto es notable con las cerraduras biométricas.

Por: Chris Stark

El uso de la biometría, con propósitos de identificación, es algo bastante antiguo. No es un secreto que las agencias de gobierno la han usado, para la emisión de documentos de identidad como cédulas, pasaporte o tarjetas del seguro social. Sin embargo, las biometría ha comenzado a ser implementada en muchas otras áreas, ejemplo de ellos son los controles de acceso.

Muchos expertos aseguran que los indicadores biométricos serán las llaves del futuro. De esta forma, las personas no tendrán que llevar consigo llaves, que pueden extraviar o ser robadas. Además, la persona debe estar presente para poder abrir una cerradura biométrica, a diferencia de los sistemas comunes, en los que cualquiera podía hacerlo tan sólo con robar o falsificar una llave.

Antes, dichos controles, eran muy caros y sólo podían verse en instalaciones que tenían altos niveles de seguridad. Con el paso del tiempo y con el crecimiento de los crímenes, un control de acceso biométrico se ha convertido en una de las soluciones, que más llaman la atención, a la hora de implementar un sistema de seguridad en casas u oficinas. Además, los precios son ahora razonables y muchas personas pueden costearlos.

En el mercado se pueden encontrar varios sistemas de seguridad biométrica. Algunos usan las huellas digitales, otros los patrones oculares y otros los rasgos faciales. También existen otros dispositivos que analizan otras cualidades como la manera de caminar, de hablar o de escribir. Sin embargo, las cerraduras de huellas digitales son las más populares. Estas cerraduras pueden suministrar un control de acceso seguro.

Los sistemas biométricos, aparte de ser muy eficientes, también son mecanismos muy resistentes. En el caso de las cerraduras con lectores de huellas digitales, éstas cuentan con perillas que las hacen inexpugnables, por lo que son mejores que los diseños convencionales.

Un control de acceso biométrico puede ser usado en varios tipos de instalaciones. Hogares y oficinas son los sitios más comunes, en los que se pueden encontrar este tipo de tecnología. De este modo, edificios de oficinas y residencias han aumentado los niveles de seguridad, mediante el uso de sistemas biométricos.


Las cerraduras biométricas ofrecen una solución sofisticada y segura, para un control de acceso. Gracias a los sistemas biométricos, ya no hay que preocuparse por usar llaves para ingresar a oficinas o residencias.