Comenzaremos este artículo hablando de cuatro buenas prácticas que hemos seleccionado y conviene tener en cuenta a la hora de planificar la caza del venado.

Por: Luciano Martinez

 Caza de venados: 4 Buenas prácticas

Comenzaremos este artículo hablando de cuatro buenas prácticas que hemos seleccionado y conviene tener en cuenta a la hora de planificar la caza del venado.

• Práctica: Una forma de practicar mediante es colocando la mira en venados que no vayas a cazar. Así se podrá controlar la ansiedad en el momento de su aparición. Esta práctica generará habilidad para medir al animal, la situación y el contexto.

• Tiro de Práctica con giro: Algunos sugieren correr en círculos antes de tomar el arco ó rifle para practicar. Al realizar esto acabarás sin aliento, agitado, algo similar a lo que ocurre en el monte. Adquirir la habilidad de tirar en esa circunstancia puede ayudar a superar los efectos de “la fiebre del venado” del principiante (Buck Fever).

• Visualización y control del pensamiento: Visualizar mentalmente al animal, mientras más realista sea la visualización es más probable que la técnica te sea útil. Al lograr la imagen visualiza el disparo. El objetivo es emocionarte durante el ejercicio a modo tal que sea el escenario más real posible. Luego controla el pensamiento, concéntrate en cazar a tu presa de un solo disparo, si piensas que vas a fallar no dispares.

• Control de la respiración: Es una técnica para calmar el sistema nervioso y disminuir los latidos, muy utilizada para controlar la “famosa fiebre del venado”
Por último se recomienda tomarse el tiempo necesario. Si no es un tiro seguro ya habrá otras oportunidades.

Errores que suelen cometerse en la caza del venado:
• No tomarse el tiempo en conocer el comportamiento del animal: Leer las señales sobre lo que el venado ha hecho, preguntarnos por qué esas reacciones. Realizar una evaluación del comportamiento. A más preguntas, más aprendizaje y preparación.

• La Falta de exploración: Muchos cazadores cometen el error de comenzar la exploración (si es que la hacen), unos días antes del comienzo de la temporada de caza, esto es un error ya que para realizar una adecuada exploración conviene realizarla unas semanas luego de que haya finalizado la temporada de caza, con el propósito de aprender gracias a los indicios que ha dejado el venado, sus senderos y escondites. Identifica sus fuentes de alimento, fuentes de agua, pasaderos. Como verás la exploración no se realiza en un día sino que son varios momentos puntuales y sumamente planificados, esto nos conducirá al éxito.

• Depender de equipos que parecen ser novedosos: Con el desarrollo de productos tecnológico los cazadores se han acostumbrado a ellos a un punto de crear dependencia innecesaria. No hay elementos mágicos, estas herramientas ayudan pero en condiciones inadecuadas nos pueden jugar una mala pasada. Depender de un spray o determinada vestimenta para que el venado no nos huela y no tomar ventaja del viento es un error. El secreto es no depender totalmente de ellos, utilizarlos con inteligencia.

Recuerda que la preparación es sinónimo de éxito.

 Luciano Martinez. Asesor comercial Caza Wonke. caza de venados
Portal digital sobre la actividad cinegética. El diario de la caza del siglo XXI le acerca a todos los cazadores la actualidad más inminente sobre el mundo de la caza y la naturaleza, armas, perros para caceria, relatos cinegéticos y las mejores opiniones.
Twitter @lu_cazador