El uso de un purificador de aire en nuestro hogar conseguirá aliviar de una manera eficaz y saludable todos los síntomas de las alergias primaverales de nuestros hijos

Por: Natalia Villa

 Aunque las alergias más frecuentes que suelen sufrir los niños son de tipo alimentario, la fiebre del heno, como se conoce popularmente a la alergia al polen, afecta cada día más a un gran número de pequeños sobre todo durante la época de la primavera, fecha en la que el polen se extiende a lo largo y ancho de la geografía, siendo especialmente abundante en zonas con muchos árboles como parques, campos o jardines.

Los síntomas que produce la alergia al polen suelen ser confundidos muy fácilmente con los de un común resfriado pero en cualquier caso, hay signos evidentes que los diferencian, como por ejemplo que un simple resfriado desaparece tras unos días y va acompañado de fiebre y de un malestar general que no sucede en el caso de las alergias primaverales.

También es común un lagrimeo en los ojos y manchas rojas bajo éstos, de igual manera que un gran picor nasal, lo que hace que los pequeños estén frotándose continuamente la nariz. Es muy frecuente que la mayoría de los niños alérgicos al polen presenten crisis de asma con pitidos en el pecho e incluso dificultades a la hora de respirar.

Para confirmar que nuestros hijos son alérgicos al polen debemos acudir a la consulta de un especialista que a través de las pruebas necesarias nos confirmará el diagnóstico.

Si el resultado es positivo será necesario saber los pasos que debemos seguir para aliviar sus síntomas y en cualquier caso, no empeorarlos, como puede ser, evitar que salga a la calle por las mañanas que es cuando el nivel de polen es más alto y por supuesto, evitar las zonas donde la exposición a este alérgeno puede ser más significativa, como los jardines o bosques, no secar su ropa al aire libre, ya que el polen puede quedarse pegado a ella, llevar las ventanas de coche cerradas, ponerles unas gafas de sol para que el polen no entre en contacto directo con sus ojos o ventilar la casa a primera hora de la mañana, antes de que el pequeño se levante.

En cualquier caso el uso de un purificador de aire en nuestro hogar conseguirá aliviar de una manera eficaz y saludable todos los síntomas de las alergias primaverales de nuestros hijos, puesto que estos aparatos se encargan de eliminar por completo todo tipo de ácaros, polvo y polen que suelen estar presentes en la casa sin que apenas puedan percibirse.
 Infórmate de todo sobre alergias en el hogar en Ciencia del Ozono. Si buscas un equipo purificador del aire para el hogar, visita OzonoHogar.