ESTE ES EL PRIMERO de una serie de artículos sobre el cuidado de la voz a los que podrás tener acceso durante las siguientes semanas. Como puedes ver, el tema que estaremos tratando es la importancia de cuidar la voz, y hablaremos de lo que perjudica y lo que beneficia a tu aparato vocal, importante

Por: Carlito Faustino

ESTE ES EL PRIMERO de una serie de artículos sobre el cuidado de la voz a los que podrás tener acceso durante las siguientes semanas. Como puedes ver, el tema que estaremos tratando es la importancia de cuidar la voz, y hablaremos de lo que perjudica y lo que beneficia a tu aparato vocal, importante cuestión sobre todo si tomamos en cuenta que solo tenemos uno, y sin repuestos. Así que te animo a que te mantengas atento.

Hace unos días, en un foro de la web alguien preguntaba si el beber alcohol perjudica o daña la voz y alguien respondió que eso era solo un mito y que el alcohol sirve para limpiar y calentar las cuerdas vocales para cantar. No quise preguntar de donde sacó esa información, pero científica y médicamente es totalmente errónea. El alcohol (epecialmente en exceso) sí daña el aparato vocal, y en general la producción de la voz.

En primer lugar, si bien es cierto que el alcohol puede servir como agente limpiador por su naturaleza astringente, la realidad es que las cuerdas vocales son dos fibras musculares muy delgadas y ese solo hecho hace peligroso darles continuos baños de alcohol, pues se pueden “quemar” por decirlo así, pues esa característica astringente irrita la mucosa que protege y cubre la garganta.

En segundo lugar, el alcohol no calienta las cuerdas vocales para cantar, las irrita que es diferente. Para calentar la voz existen ejercicios muy efectivos para lograr este propósito.

En tercer lugar, el alcohol tiene un efecto diurético en el cuerpo, esto hace que perdamos agua mediante la orina y eso lo deshidrata si no reponemos la humedad perdida, lo cual tiene como consecuencia lógica, resequedad en la voz.

Si esta explicación no te convence, solo piensa en José José, el bien llamado príncipe de la canción, cuyos excesos con el alcohol le trajeron como resultado la perdida paulatina de su capacidad vocal. Triste realidad.

Así que si bebes, hazlo con moderación, o si es posible evítalo completamente, yo prefiero esta segunda opción, pues como lo muestran los hechos, el alcohol daña la voz, eso sin dudarlo.



Carlito Faustino Glez.
Director de AprenderCantoProfesional
Haz Click en Como Aprender Canto y solicita tu curso de canto GRATIS.