Cualquier construcción puede verse afectada por la molesta humedad. Si no se ataja a tiempo puede propagarse y tener consecuencias nefastas para nuestro hogar. En este artículo le daremos una serie de consejos para que usted mismo pueda acarbar con la humedad en su hogar.

Por: Juan Medina

Posibles causas de la húmedad

La porosidad
A través de los materiales porosos, el agua y la humedad se puede ir
filtrando. Por ejemplo, en las paredes se puede filtrar el agua de la lluvia a
causa de una mala obra de albañilería (por la gravedad). A través de los
cimientos también puede subir la humedad de las aguas freáticas (por
capilaridad).

Las pequeñas grietas superficiales
A causa de una mala mezcla en las proporciones del cemento o si se ha secado muy rápidamente, se suelen
formar unas pequeñas grietas. Éstas grietas suelen ser superficiales y su profundidad no va más allá del enlucido.

Las microfisuras
Cuando los distintos materiales se encogen nos aparecerán unas microfisuras que no suelen sobrepasar los 0,2
mm. Éstas microfisuras pueden ir a través de todas las capas del enlucido u hormigón.

Las fisuras
Cuando en la construcción no existen unas juntas de dilatación, nos
aparecerán unas fisuras que pueden tener varios milímetros de ancho. Éstas
fisuras pueden atravesar todo el espesor de las capas de enlucido e incluso
las paredes de hormigón.

Las juntas
Las juntas son espacios creados voluntariamente entre 2 partes de una
construcción. Su finalidad es la de compensar las deformaciones y así evitar
la aparición de fisuras.

La condensación
Cuanto más caliente sea el aire, más vapor de agua (humedad) puede
contener. Si éste aire se enfría, la humedad se deberá transformar. Es lo que
ocurre cuando entra en contacto una superficie fría con una caliente y
húmeda, entonces aparecen unas gotitas de condensación.

La preparación

La limpieza
Antes de aplicar cualquier tipo de protección contra la humedad deberemos
limpiar a fondo la superficie. El mejor sistema es el arenado hidráulico con un
limpiador de alta presión. Después se debe enjuagar con agua limpia y dejar
secar bien.

El musgo
En zonas poco soleadas y con mucha humedad es muy fácil que nos
aparezca musgo. En cantidades excesivas impide la ventilación entre las
placas de pizarra y favorece la subida de la humedad. Para evitarlo
aplicaremos un producto antimusgo con un cepillo, esponja o pistola.


La limpieza
Antes de aplicar cualquier tipo de protección contra la humedad deberemos
limpiar a fondo la superficie. El mejor sistema es el arenado hidráulico con un
limpiador de alta presión. Después se debe enjuagar con agua limpia y dejar
secar bien.

4 Briconsejos

Estanqueidad entre el techo y la chimenea
Entre el techo y la base de la chimenea, al igual que en el resto de posibles
uniones, deberemos prestar especial atención para evitar filtraciones y
humedades. Existen unas cintas de estanqueidad especificas para cubrir las
grietas y mejorar la estanqueidad, por ejemplo papel de aluminio bañado con
una capa de bituminoso (masilla).

Sobre techos inclinados
En tejados de tejas, si se rompe alguna la cambiaremos cuanto antes. Los
tejados de pizarra, tejas porosas, fibracemento o guijarros, los
impregnaremos con un producto aireante que tapará los poros para que la
humedad y la lluvia no se filtren. Éstos productos los aplicaremos con pincel
o pistola.

Las pinturas
Sobre superficies viejas en las que la pintura se desconcha o está agrietada,
no se puede aplicar ningún producto hidrófugo. Antes hay que prepararlas
rascándolas o mejor aún, con el arenado hidráulico. Si la superficie está en
buen estado, simplemente la lavaremos con detergente, la enjuagaremos y
dejaremos que se seque.

Las paredes friables
Sobre zonas friables primero de todo se eliminarán las partes que estén
sueltas con un cepillo de nylon duro. Las grietas las ensancharemos con una
rasqueta triangular y aplicaremos una capa de fondo que reforzará el
soporte, disminuirá su porosidad y aumentará su adherencia.

La goma líquida
Sobre techos planos aplicaremos una capa de fondo y luego con un rodillo,
en frió, extenderemos una goma líquida. Ésta goma se filtrará por todos los
poros y desigualdades formando una capa estanca protectora.

Reparar bajo la lluvia
En ocasiones es necesario realizar la reparación bajo la lluvia para evitar
males mayores. En éstos casos de urgencia utilizaremos productos
específicos en forma de pasta que se aplicarán con rodillo o brocha.

La masilla + la fibra de vidrio
Si en un techo nos aparecen fisuras o grietas podremos aplicar una masilla
específica para techos. Ésta masilla se puede utilizar tanto en superficies
secas como húmedas y en muchas ocasiones es conveniente colocar un
tejido de fibra de vidrio entre dos espesores de masilla para mejorar la
resistencia.

LAS PAREDES EXTERIORES

Filtraciónes del agua de lluvia
Al llover el agua se nos puede filtrar de varias maneras en una construcción: a través de juntas o por los poros
del material. Lo más normal es que la pared con más posibilidades de sufrir filtraciones sea aquella que hace
frente al viento dominante, ya que además de soportar la lluvia, se le añade la fuerza con la que le empuja el
viento. Las causas de la humedad son que las paredes pierden el brillo ya que los poros se ensucian, se
resquebraja el cemento, la pintura se desconcha y como resultado, en los interiores los papeles pintados se
desenganchan, la pintura cae y hay demasiada humedad en el ambiente.

La porosidad
Sobre paredes pintadas o enlucidas aplicaremos el tratamiento antihumedad
después de una capa de fondo del mismo producto diluido y extendido con la
brocha. La capa no diluida la aplicaremos algunas horas después.

Las fisuras importantes
Si aparecen fisuras importantes, no se pueden tapar directamente, las
haremos más grandes con un cincel (unos 7-8 mm de ancho y 1 cm de
profundidad). Una vez bien limpias y desempolvadas las taparemos con una
masilla tapa juntas pintable.

Las fisuras superficiales
Si nos aparecen fisuras de un tamaño relativamente pequeño y superficiales
trataremos la fachada de inmediato con un revestimiento antifisuras
impermeable, elástico y cobertor.

En paredes de piedra o ladrillos aplicaremos con la brocha, el rodillo o la
pistola un producto que sea incoloro. Se ha de aplicar en dos o tres capas
sucesivas, por tramos cortos, mientras el fondo lo absorba y hasta que se sature.

La elasticidad
Los productos de revestimiento hidrófugo tienen la ventaja respecto a las
pinturas que son más elásticos y se adaptan mejor a las deformaciones y a
las formas de la construcción. Éste es un factor muy positivo ya que se
retrasa sensiblemente la aparición de fisuras.

Los productos microporosos
Los productos hidrófugos y la pintura no deben ser impermeables. Han de
dejar escapar la humedad hacia el exterior y así evitar la degradación de las
paredes en su cara interna. Éste es el caso de los productos microporosos.

Los marcos
Un punto en el que debemos prestar una atención especial es entre las
uniones de marcos de puertas y ventanas a la obra de albañilería. Si están en
mal estado las trataremos con niveladores a base de siliconas o espuma de
poliuretano (en spray). En el caso de la espuma llenaremos solo la mitad de
la ranura ya que se expande mucho.

Los cimientos
Para evitar que la humedad penetre a través de los cimientos de la construcción
los protegeremos con un producto que penetre entre sus poros. La manera de
aplicarlo es extendiendo una primera capa con una brocha suave sobre la
superficie cuando esté bien limpia y seca, posteriormente aplicaremos entre 2 y 3
capas suplementarias.

Las paredes enterradas
Las paredes de sótanos o las partes que queden debajo de la tierra, sino
están tratadas es muy fácil que al llover o regar, el agua vaya penetrando en
la obra de albañilería. Si es posible, quitaremos toda la tierra hasta llegar a la
solera de los cimientos y una vez limpia y seca, aplicaremos dos capas de
goma líquida con un pincel. Una vez seca volveremos a echar la tierra.

La estanqueidad
Para asegurarnos que hemos hecho un trabajo correcto, esperaremos 6
meses antes de tapar los agujeros con mortero hidrófugo.

Los recipientes dosificadores
Acoplaremos los recipientes dosificadores en los inyectores y los llenaremos
con la resina. Para manipular éstos productos hemos de ponernos guantes y
gafas protectoras.

Los inyectores
Con los agujeros hechos y bien limpios, colocaremos los inyectores (se
venden en kits). A veces están provistos de un roscado que permite fijarlos a
la pared. Sellaremos con masilla la unión pared / inyector.

La perforación
Haremos unos agujeros a todo lo largo de la pared a 15 cm del suelo y con
una separación entre sí de 15 cm. Han de estar inclinados hacia abajo y con
una profundidad igual al espesor de la pared. Normalmente el producto se
extiende en un radio de 20 cm. alrededor del agujero. En la medida de lo
posible realizaremos los agujeros en las juntas de los montantes ya que
contienen menos mortero y las resinas pasan mejor.

Inyecciones de resina
Otro sistema para hacer que las obras sean completamente estancas es con la inyección de resinas sintéticas.
De ésta manera se consigue que las capas más bajas de las paredes sean totalmente impermeables y hagan
una función de barrera de estanqueidad.
El resultado del trabajo se verá al cabo de unos meses, entre 5 y 6 antes que la humedad existente en las
paredes se evapore por completo. Si pasado este tiempo aún persiste la humedad, repetir la operación.

La membrana
Una vez hechos los cortes colocaremos la membrana en las aberturas y
cubriremos con mortero. Una vez seco el mortero haremos los cortes en las
partes intactas de la pared y procederemos de la misma manera. En las
paredes dobles la membrana se ha de colocar por la cara interna (éste
sistema tiene un coste muy elevado).

Colocación en una casa ya existente
Si la construcción se realizó sin colocar la barrera de estanqueidad, haremos
unos cortes a lo largo de la pared con una amoladora. Pero siempre
alternando un metro de pared cortada por un metro intacta para no debilitar
la construcción.

La altura correcta
La barrera de estanqueidad la colocaremos por encima de la terraza en la cara
exterior de la pared y al mismo nivel del enlucido en la cara interna. La
humedad del suelo no debe entrar en contacto con la obra ni con el enlucido.

Barrera en la obra
Como norma general, cuando se construye una pared, se prevé colocar una
barrera de estanqueidad (un revestimiento bituminoso, un babero de plomo o
una película de plástico) a la obra de albañilería, cerca del nivel del suelo y a
la misma altura en todo el perímetro de la casa.


LAS PAREDES INTERIORES

Las fisuras
Lo mejor es combatir la humedad en el exterior, pero en ocasiones también
será necesario hacer un remedio por el interior. Taparemos las fisuras
superficiales con un enlucido de nivelación y las más importantes con una
masilla elástica.

Los marcos
Un punto que hemos de controlar mucho son las uniones entre puertas,
ventanas y sus marcos. Con la espuma de poliuretano en spray
conseguiremos un buen aislamiento y una buena estanqueidad.

Eliminación de la pintura y del moho
Primero de todo quitaremos la pintura desconchada o el papel pegado con
una rasqueta o cepillo duro. Eliminaremos el moho con agua y un cepillo
para poder aplicar un producto estanco ya que sino, con el tiempo volverán a
aparecer.

Revestimiento de paredes interiores
Aplicaremos con una brocha dos capas de un revestimiento transparente
especifico para paredes interiores. Se ha de aplicar más allá de la zona
húmeda. Este producto forma una barrera estanca entre la pared húmeda y
el revestimiento mural pudiéndose pintar o empapelar.

Las eflorescencias
Al entrar en contacto la humedad ascendente con el oxígeno del aire en
presencia de calcio, se forma el nitrato de calcio (salitre). Por lo tanto,
tendremos que evitar éstas subidas de humedad con inyecciones o mediante
la aplicación de un revestimiento de caucho.

Los locales húmedos
Algunas estancias de la casa son muy húmedas debido a las actividades a las que están destinadas: cocinas,
cuartos de baño, lavaderos,... La humedad se dirige del calor al frío instalándose en las paredes macizas o
sobre los paramentos externos de las paredes huecas.
La condensación nos puede aparecer tanto en el interior de las ventanas como en los conductos de agua, más
fríos que el aire ambiente. Si éstos conductos están dentro de la obra, la condensación puede ser permanente y
de ahí la aparición de zonas húmedas.

El aislamiento de las paredes
En las paredes mal aisladas se forma condensación. Para remediarlo
colocaremos un aislamiento anticondensación en la parte del calor y así
evitaremos que la humedad se instale en la pared.

La ventilación
Cuando el aire frío entra en una habitación y se calienta se genera humedad.
Para que no se concentre la humedad en la habitación, deben haber dos
aberturas para que se cree una circulación del aire. Otra opción son los
sistemas de ventilación controlada; el aire es aspirado por extracción
mecánica y reemplazado por aire limpio.

Las campanas de las chimeneas
Si se produce condensación en una chimenea, la humedad acaba disolviendo
el hollín y la suciedad atravesará la pared causando horribles manchas en el
interior. Para solucionarlo tendremos que quitar e enlucido, aplicar caucho
líquido y colocar una rejilla antes de volver a enlucirlo.

El absorbente de humedad
Un sistema para evitar la humedad en lugares cerrados, poco ventilados o
expuestos a variaciones de higrometría es colocar un absorbente de
humedad o un deshumidificador eléctrico. Los dos sistemas recogen la
humedad pero se han de ir vaciando sus depósitos.




Pueden ampliar información visitanto nuestra web www.herrajesdelponiente.com