Con esta sencilla técnica conseguiremos que las semillas que normalmente se siembran directamente, germinen antes de plantarlas en su ubicación definitiva. Así aumentaremos la viabilidad de nuestras plántulas, consiguiendo una eficacia de cultivo mayor.

Por: Marcos Pi

El germinador vertical casero del que vamos a hablar a continuación es útil para semillas grandes como, por ejemplo, las semillas de judía. En este caso he utilizado semillas de la variedad Perona, las cuales estuvieron en remojo la noche anterior.


Los materiales necesarios para construir este germinador vertical son muy básicos, al alcance de cualquiera. Concretamente necesitaremos los siguientes materiales:

-Cartón fino (en el caso de no tener carton, una bolsa de papel sin tintar también nos vale)
-Gomas elásticas
-Un recipiente cilíndrico
-Agua (preferiblemente de lluvia o destilada)

Construyendo un germinador vertical

Veréis que sencillo y rápido es el proceso. Con los materiales básicos que hemos mencionado, y tan sólo 4 simples pasos, tendrás tu germinador vertical preparado. A continuación se detallan los pasos a seguir:

1-En primer lugar es necesario cortar el cartón en dos piezas, con unas medidas aproximadas de 20×15 cm.

2-Se deben depositar de 6 a 8 semillas repartidas en la parte superior de una de estas piezas de cartón.

3-Seguidamente, hemos de cubrir las semillas con la segunda pieza de cartón y lo enrollamos cuidadosamente para que las semillas se muevan lo menos posible. Lo sujetamos con una goma elástica para fijarlo adecuadamente.

4-Introducimos el rollo en el frasco con las semillas en la parte superior (fuera del frasco) y lo llenamos de agua. De esta manera las semillas se mantendrán húmedas ya que el agua empapará el cartón por capilaridad e incentivará la germinación de las mismas.

Por último, colocamos el germinador en un lugar oscuro y cálido y esperamos unos días hasta que las semillas germinen.

Así de simple, y así de rápido.

La ventaja de este sistema es que permite que la parte subterránea del tallo principal, denominada hipocotilo, se desarrolle "en línea recta". Al conseguir un hipocotilo recto, sin malformaciones, estaremos aumentando significativamente las posibilidades de que nuestras plántulas prosperen.

Para descubrir más técnicas como estas visita www.sinagobios.com, un lugar dónde aprenderás a crear y cuidar tu propio huerto urbano, entr muchas otras cosas.