Seguramente conozca a muchas personas en su día a día, para quienes un estilo de vida saludable es de suma importancia. Todo es cuestión de sentirse bien. Sin embargo, se trata también de verse bien y no solo estar sano y llevar una vida saludable...

Por: Florentino Guzman

El aspecto físico se ha hecho muy importante en el mundo moderno, hay que quitarle importancia pero por supuesto, también hay que darle el sitio que le toca.

Si lo pensamos bien, verse bien y sentirse bien son dos caras de la misma moneda. Todos hemos oído hablar de personas que tienen en su piel "ese brillo saludable"... La naturaleza, sin embargo, no siempre nos concede una figura ideal a cambio de los hábitos saludables que podamos tener. A veces, la naturaleza necesita un poco de ayuda.

Hacer dieta primero y cultivar buenos hábitos

Muchas personas crean hábitos saludables naturales, incluyendo los alimentos que ingieren. Es muy recomendable en todos los casos, mantener un estilo de vida en el que seamos ante todo conscientes de la salud que portamos, que no siempre es la máxima que podríamos tener por el estilo de vida que llevamos. Una dieta nutritiva, junto con hábitos saludables y ejercicio regular pueden deshacerse de esos kilos de más y mantenerlos en forma. Esa es la teoría, al menos.

Para algunos, la realidad suele ser diferente. Usted puede encontrarse con que, no importa cuánto se esfuerce, no se puede cambiar algunas partes de su cuerpo. ¿Es simplemente la genética o esas tartas de chocolate resultaron irresistibles y nos afectó en el peso?

Independientemente de la razón, la naturaleza no tiene que ganar. La Lipoescultura se convierten en una elección segura para hombres y mujeres que buscan deshacerse de depósitos de grasa persistentes, que no han sido capaces de quitárselos de otra forma. Si usted está cerca de su peso ideal, la lipoescultura puede esculpir su cuerpo para darle los toques finales a ese aspecto en el que usted ha trabajado tanto en conseguir.

Infórmese acerca de la lipoescultura

La lipoescultura no es un método para bajar de peso, ni puede lograr los resultados dramáticos de una cirugía estética de abdomen (la llamada abdominoplastia). Tampoco es un sustituto de una dieta saludable y ejercicio.

Lo que puede hacer es redefinir de manera efectiva las curvas naturales del cuerpo (aumentarlas, reducirlas, angularlas, etc). Realmente es una liposucción con el objetivo de contornear, definir, dar o quitar volumen a gusto del paciente.

Un procedimiento popular entre los hombres y las mujeres, se realiza con frecuencia en el estómago, las caderas o los muslos, pero se puede realizar en casi cualquier parte del cuerpo afectado por los depósitos de grasa no deseados, desde el cuello, pasando por los brazos a los tobillos. Revise fotografías de antes y después de una lipoescultura, comprenderá qué cambios son posibles y qué cambios quizás sean demasiado optimistas.

La liposucción, cambia permanentemente los contornos de las áreas tratadas. Su cuerpo tiene un número fijo de células de grasa, una vez eliminado, el cuerpo no los reemplaza. Todavía se puede aumentar de peso, pero los resultados pueden animarle a mantener su forma con una dieta saludable y ejercicio regular, que esta vez le resultará más sencillo que antes. Ahora usted puede dejar la naturaleza trabajar para usted en vez de en su contra como suele pasarle a muchos pacientes.

Tiempo de recuperación

Para este procedimiento es muy razonable y relativamente corto. Puede esperar un par de días de malestar, que se controla con medicamentos. Un poco de inflamación que dura un poco más, pero los resultados finales en su máximo punto de efectividad, son visibles en dos o tres meses. Los pacientes suelen decir que el plazo prudencial de tiempo de inactividad que experimentan con la lipoescultura bien vale la pena.

Unas palabras de precaución

La inmensa popularidad de este tratamiento ha llevado a muchos médicos inadecuadamente capacitados a ofrecer el procedimiento a sus pacientes y aventurarse a probar con ellos. Un cirujano menos calificado puede poner en peligro su seguridad mediante el uso de anestesia inadecuada o al operar en un entorno inadecuado. Asegúrese de poner su salud y su seguridad antes que cualquier otra cosa, que es lo primero a hacer: elegir un cirujano plástico bien cualificado.