Para lograr atraer una persona o cosa, antes que nada debemos deshacernos del apego que sentimos por ella, aunque sólo sea durante el tiempo que nos lleve realizar el ritual preliminar y el hechizo de Magia blanca.

Por: Dunia Perez

A las personas que no tienen conocimientos de magia, lo primero que les viene a la mente cuando hablamos de Magia Blanca es un príncipe que toma una pócima de amor y se enamora de una doncella; o un hechicero que realiza un conjuro y se vuelve millonario de la noche a la mañana.

Es nuestro deber decir que los resultados que vamos a lograr con los hechizos o encantamientos no son exactamente como en los cuentos de hadas sino más sutiles, aunque igualmente efectivos.

En los cuentos de hadas se da por sentado el poder del hechicero, nunca hay lugar para el error, los efectos adversos o la preparación mental que debe tener la persona que realiza el hechizo.

Para lograr buenos resultados en los hechizos de Magia blanca y ver como se rinde ante los pies de la doncella el príncipe, o ver cómo poco a poco incrementa su fortuna el hechicero, es que nos vamos a preparar correctamente, no en nuestro atuendo exterior sino en nuestro interior, poniendo toda nuestra voluntad en el proceso.

Para incrementar nuestro poder y energía a la hora de realizar los hechizos de Magia blanca, debemos invocar nuestros sentimientos más puros y positivos. Debemos, en una palabra, sentirnos felices. Dejaremos atrás los sentimientos que nos traen infelicidad y nos concentraremos en atraer hacia nosotros la luz. Para entrar en este estado receptivo, en el cual nuestra energía y poder llegará al máximo, debemos dejar en el mundo material la causa de la infelicidad: los apegos.

El apego es el estado emocional que nos ata fuertemente a una persona u objeto impidiéndonos elevarnos libremente, pues nos sentimos temerosos ante una posible pérdida o ante la amenaza de un tercero que nos impida la posesión exclusiva. Para lograr atraer una persona o cosa, antes que nada debemos deshacernos del apego que sentimos por ella, aunque sólo sea durante el tiempo que nos lleve realizar el ritual preliminar y el hechizo de Magia blanca.

Suena extraño que para lograr algo primero hay que renunciar a ello, pero es la condición ideal para lograr el estado receptivo favorable y de este modo, en un estado superior, puro, desapegado y receptivo, es que vamos a conseguir atraer a nuestra vida todo lo que deseamos.

Duny | hechizos de magia blanca