Conviene hacer un muestreo por diferentes compañías para reducir el coste y escoger la póliza que mejor se adapte a nuestro perfil. El seguro obligatorio es uno de los gastos fijos a los que el propietario de un vehículo debe hacer frente inevitablemente.

Por: Ignacio Perez

 Dado que supone una importante cantidad que hay que desembolsar, conviene escoger el más adecuado, acorde a nuestra economía y al modelo que tenemos. Por eso, es fundamental realizar una comparativa entre las distintas aseguradoras, tarea que se puede realizar vía Internet gracias a los comparadores, y cerciorarse de lo que ofrece cada una.

Al margen de lo que prometan las diferentes compañías, hay que tener claro que el precio final viene condicionado por factores como la edad del tomador del seguro, de ahí que a los jóvenes entre 18 y 25 años les salga más caro, el historial de accidentes y partes, la localidad donde se reside, la antigüedad del carné, el valor del vehículo y su potencia.

El futuro asegurado debe empezar por tener claro qué cobertura necesita: una a todo riesgo, a terceros o a terceros ampliada. Para los conductores noveles está última opción es la más conveniente, igual que para vehículos antiguos, ya que la prima a todo riesgo elevaría considerablemente su precio. La opción de contratar un seguro a todo riesgo suele ser una buena medida para expertos del volante y que adquieren un coche nuevo.

Otro aspecto destacado es el de la franquicia. Su inclusión en la póliza supone un ahorro considerable. Hay que valorarlo porque en caso de accidente, el asegurado tendrá que pagar la parte correspondiente de la misma que la aseguradora no cubre.

Primordiales son también la cláusula bonus-malus, que puede suponer un ahorro de hasta el 50% según la bonificación que se tenga, el valor venal, relativo a la indemnización en caso de siniestro total, y la cobertura de ocupantes, uno de los elementos que más encarece el precio de la póliza, por lo que es aconsejable reducir su coste.

En los últimos años, aseguradoras y fabricantes de coches se han unido ante la dura competencia en sus sectores, sumado a la crisis. La mayoría ofrecen de regalo el seguro a todo riesgo el primer año. Esta opción es para los que compren un coche nuevo y lo financien, o dependiendo del modelo que se adquiera. En principio supone una ventaja para el comprador que evita un gasto considerable. Cetelem te aconseja leer la letra pequeña, ya que incluyen una franquicia que en algunos casos es elevada y no merece la pena.