Es una pregunta que seguramente muchas personas se hacen a lo largo de su vida, y sin encontrar la respuesta adecuada.  En principio debemos tener en cuenta algo muy importante y es que cada uno de nosotros le damos el valor que queremos a nuestra vida.

Por: Sinergia De Emprendedores

 Es una pregunta que seguramente muchas personas se hacen a lo largo de su vida, y sin encontrar la respuesta adecuada.

En principio debemos tener en cuenta algo muy importante y es que cada uno de nosotros le damos el valor que queremos a nuestra vida.

“Nada es importante para quien dice que nada importa” (Lin Yutang escritor chino 1895 – 1976)
La vida en si misma no tiene valor. El solo hecho de que estemos aquí no quiere decir que nuestras vidas valgan algo. Solo nosotros decidimos si nuestra estancia en este planeta es un privilegio y alegría o una sentencia de infelicidad y desesperación.

Veamos un poco como funciona nuestra mente. Dime si cuando tienes que cruzar una carretera o calle, ¿piensas en los pasos que debes dar?, cuando te pones a conducir tu coche, ¿piensas que marchas debes poner o si debes parar o no por semáforos?, si estás mascando chicle ¿piensas en ello?.

Ninguna de estas actividades se realizan conscientemente, son automáticas, se realizan con el subconsciente, y nuestro subconsciente es responsable en gran parte de nuestros éxitos o fracasos, de nuestra felicidad o infelicidad.

Muchas de nuestras conductas se repiten continuamente debido al subconsciente y muchas personas presentamos patrones de vida que son repetitivos.

¿Conoces a alguien que siempre se retrasa?, y ¿porqué sucede esto?

Este tipo de personas no es que quieran llegar tarde siempre, pero su subconsciente siempre le hará encontrar un motivo para retrasarse; una avería en el coche, un atasco, no encontraba las llaves, me llamaron cuando iba a salir.

Estas personas están seguras que la impuntualidad no es culpa suya y no es intencionada. Es el subconsciente que le ordena llegar tarde de lo contrario no sería normal.

Hay varios tipos de patrones, seguro conocerás también al alguien con patrones dramáticos. Esas personas que todo les sale mal, que no tienen suerte, que siempre tienen algún dolor, que nadie les quiere.

Patrones de enfermedad.- Personas que siempre tienen alguna dolencia, o gripe, o un dolor en la espalda, o un golpe que se han dado, que parece que me va a doler la cabeza.

Patrones de desorden.- Personas que todo siempre está en desorden, en el interior de su coche, en la oficina, en su habitación, en su forma de vestir.

Y hay más patrones aún; patrones de accidente, de quiebra, de indispensabilidad, de cambio de empleo, etc.
Ser feliz para este tipo de personas con patrones negativos es difícil, pero no imposible
También existen las personas con patrones positivos, personas que piensan: “nunca me pongo enfermo”, “siempre llego al sitio justo en el momento justo”, “todo lo que hago me sale bien y me deja dinero”, “confío en la gente y la gente es buena”, “la vida es maravillosa”.

Para este tipo de personas lo tienen más fácil, de hecho ya son felices aunque tal vez no en su totalidad.
Es de suponer que las personas prefieran los patrones positivos a los negativos, y la pregunta puede ser ¿cuanto tiempo me pueden durar esos patrones negativos?.

La respuesta es: la vida cambia cuando nosotros cambiamos.

Hay que reconocer que siempre que intentemos realizar un cambio, encontraremos una resistencia. Entonces es cuando surge el reto contra el que lucharemos para medir la seriedad de nuestra intención de cambiar.

Hay que pensar que no tenemos que resignarnos a vivir siempre con patrones de comportamiento que no nos gustan, estos pueden oponer resistencia, pero no son invencibles.

Se requiere una fuerte disciplina mental pero las recompensas son fabulosas.

Marcos Sanz



 Sinergia de emprendedores es un grupo de personas dedicadas a los negocios multinivel por internet, en su blog encontraras más artículos que te dirán cómo ser feliz, y en su canal de YouTube podrás ver videos sobre cómo ser feliz.