Componentes de la Personalidad

Aspectos introductorios:

Antes de abordar el tema de la conducta criminal, resulta necesario que nos ocupemos del individuo, del hombre como persona y tratar de comprenderlo con mayor facilidad, en términos de sus roles, actividades, tareas que desempeña e incorpora, en su constante relación con la sociedad.

Basándonos en el Circuito funcional de la Vivencia de Lersch, podemos decir que el hombre es una suma de vivencias fisiológicas, valores morales, éticos y religiosos, que se encuentra en constante interrelación con el mundo que lo rodea.

Su existencia en un vivenciar, un darse cuenta y en el percatarse del mundo que lo rodea, aprendiendo por medio de las percepciones sensoriales, la percepción consciente y la comprensión intelectual.

El contorno del sujeto es el espacio vital del hombre condicionado por sus necesidades, impulsos que lo ligan al medio ambiente.

Especialmente, no debemos olvidar que la unidad básica de ésta es la familia y que la misma desarrolla un papel preponderante en la conformación de la personalidad.

Debemos resaltar que un fenómeno de fundamental importancia es la comunicación, con su proceso de feet back por lo tanto debemos ubicar al hombre en relación con el contexto socio-cultural.

El hombre es un ser bio-psico-social por excelencia y como tal, situado en el mundo, debemos tomarlo como una totalidad ,como una unidad, que se relaciona por medio de la percepción con el mundo circundante.

El hecho de percibir, impacta al individuo generando en él distintas respuestas, distintas actitudes. Estas actitudes predispondrán a la acción, desencadenando lo que se denomina: una conducta.

Cada conducta implementada por un individuo será diferente conforme a las distintas motivaciones, a las cuales responderá, de acuerdo con sus valores, conocimientos, habilidades, destrezas, vivencias y aptitudes innatas que posea el individuo. Y en especial a la fortaleza “yoíca” de la persona y que varía conforme a como se ha estructurado la misma.

En algunos casos la conducta no es de tipo positiva, apareciendo como resultado la frustración en relación con sus aspiraciones.

Es necesario comprender que esta conducta va a depender de la estructura de la personalidad del individuo, es decir de cómo está conformada la misma.

Para comprender como se conforma la personalidad, debemos tener en cuenta que el comportamiento de todo individuo esta originado por ciertos factores. Ellos son en especial aspectos de tipo genéticos, heredados, es decir los ANTECEDENTES que trae el individuo al momento de su nacimiento, a los que sumados a las experiencias infantiles, los CONDICIONANTES, y a situaciones
de tipo traumáticas-como ser un accidente, un duelo, una operación, una separación etc-, a los que denominamos factores DESENCADENANTES.

En toda conducta individual están siempre presentes y combinados los antecedentes, condicionantes y desencadenantes. Tal como lo expresa el siguiente cuadro:


TEMPERAMENTO CARÁCTER


La conducta siguiendo a D. Lagache, podríamos decir que son las operaciones que elabora un organismo para disminuir las tensiones que lo desequilibran. Tiene como objetivo fundamental restablecer el equilibrio, es decir la homeostasis, y mantener la unidad de ese organismo.

Es decir que la personalidad procura en forma constante hallar su propia regulación, manteniendo la integridad y el equilibrio.

También entendemos como conducta todas aquellas acciones y reacciones que se dirigen a un objeto con el cual se establece un vínculo, implicando una determinada interrelación entre dicho objeto y el sujeto, plasmándose en una proyección social.

Al hablar de la relación entre sujeto-objeto, es necesario aclarar que dicho vínculo se establece por medio de la conciencia, ésta a su vez no tiene sentido en sí misma, sino por medio del contexto total de la conducta.

El sujeto adquiere conciencia del mundo que lo circunda y de las relaciones que con él establece, por medio de la conciencia.

Es decir que se logra el conocimiento de aquello que se halla fuera de él, con lo que se supone que el hombre adopta una determinada actitud frente al mundo objetivo.


a-Aspectos básicos de la conducta:

Hablar de conducta nos lleva al concepto de motivación , ésta pone en movimiento a la personalidad, lleva a la realización concreta. Es decir: “Toda conducta implica motivación”¸ siempre que hallan tensiones que originen la elaboración de dichas motivaciones, las cuales pueden ser conscientes o inconscientes, es decir conocidas o aparentemente conocidas.

Es conducta humana la lucha por la vida que realiza un recién nacido o un anciano ante la muerte, un acto fisiológico como respirar o deglutir¸ la actividad social, política o religiosa de un individuo, escribir un libro, pintar un cuadro. etc. En síntesis, todas las respuestas del individuo adaptadas o no al ambiente interno, externo o social en que se desenvuelve. De ahí la existencia de tantos tipos de conducta como grupos sociales o pueblos existen.

Toda conducta es manifiesta y conlleva modificaciones de tipo subjetivas, objetivas y somáticas. E intervienen en la misma las percepciones: (no debemos olvidar que cada uno percibe de forma diferente),las motivaciones: (todos tenemos diferentes motivos que van a producir una conducta), Actitudes ( tendencia a responder de una forma a situaciones dadas) y las frustraciones
( cada uno reacciona de diferentes formas en su adaptación al medio).

Resumiendo, podemos decir que toda conducta es funcional, que tiene una finalidad que es la resolver tensiones.¸implica un conflicto o ambivalencia en el individuo, que se comprende en un contexto donde ocurre y que tiende a la integración o consistencia interna.


b. Areas de la conducta: según Pichon Riviere

Área de la Mente: Conductas que no se dan en acciones materiales y concretas, son representaciones simbólicas.

Área del Cuerpo: Es concreta, psicosomática: Rubor, palidez, gastritis, enuresis.

Área del mundo Externo: Es la acción, la actuación. Ejemplo: Conducir un auto, ir a un ligar, pintar, etc



En toda conducta nos encontramos con una tendencia que implica la búsqueda de un objeto en el mundo externo que lo satisfaga, una orientación que implica el dirigirse hacia ese objeto, el ponerse en movimiento, una afectación que implica elegir un objeto según la necesidad , una conducta de tipo activa y los temples estacionarios que son los estados anímicos, como la euforia, la satisfacción, etc. Es como se logra la satisfacción.


c. Alteraciones de la conducta.

Cuando la conducta motivada es obstruida por cualquier circunstancia, el individuo normal modifica sus respuestas y trata de encontrar nuevas rutas para lograr sus objetivos, o cambiar la naturaleza del propio objetivo.

Si la obstrucción provoca en el sujeto una perturbación emocional irracional, acompañada por una actividad desordenada que deja de tener vinculación con el objeto original, el individuo se frustra.

En los niños, tales frustraciones se manifiestan por medio del egoismo, la ira, la hostilidad, las reacciones agresivas, el aislamiento, el llanto fácil ante el mínimo traumatismo o la reprimenda de los progenitores, y superdependencia de sus progenitores y superdependencia de sus familiares.

En los adultos se manifiesta primariamente por irritabilidad, tensión ,fatiga, depresión y, principalmente, ansiedad cuando la frustración es muy importante se produce una sustitución de la conducta, que se aleja del objetivo que se relaciona con él.

La persona adopta entonces una conducta fija o estereotipada. Se vuelve rígida, modifica sus hábitos alimenticios o su vestir, o bien tiene fantasías o ensoñaciones, o trata de compensar su frustración con actividades compensatorias: En algunos casos adopta una conducta infantil (regresión), o trata de olvidar (represión) o se dedica a actividades superiores (sublimación), o de atribuir su fracaso a otro ser (proyección).

La frustración en la infancia como en la adolescencia provocara serios cambios de conducta, de ahí la importancia de conocer los problemas básicos de la psicología para evitar una educación inapropiada. Es fundamental controlar la conducta construyendo y creando hábitos,

La falta de control de la conducta o las frustraciones son capaces de engendrar neurosis, tipo especial de réplica ante la vida, con la cual reacciona la personalidad psicofísica.

La reacción revela un desacuerdo entre las aspiraciones, los deseos y la realidad obtenida, desacuerdo que muchas veces no es consciente, que se desarrolla en el plano de la subconsciencia.. Tal desacuerdo, no solo determina una reacción social, sino también la aparición de síntomas que producen los propios de las enfermedades orgánicas.

El individuo , como mecanismo defensivo y para eludir la realidad, crea una enfermedad. Las causas capaces de provocar tales situaciones se relacionan con los instintos o con las tendencias : por ejemplo, el ansia de dominar,de sobresalir, de ser famoso. Etc..

d. Formación de la conducta:

Como mencionáramos anteriormente, intervienen preponderantemente en el desarrollo de la conducta humana el material heredado, lo trasmitido, por los genes, que determinan la conducta de especie y el medio en el que se desarrolla la vida del individuo. Ambos han de favorecer el aprendizaje, la maduración y el despliegue de aptitudes.

De la relación existente entre el medio interno, ambiente orgánico delimitado por la pìel y el medio externo compuesto de cosas que solo percibimos a través de las sensaciones, surgen los motivos, deseos, y necesidades, que convierten al ser humano en una personalidad viva y única.

Continuamente, durante toda la existencia, se desarrollan los motivos del hombre.
Una considerable parte de ellos tienden a mantener la constancia o equilibrio del medio interno, es decir la homeostasis, tales motivos son el hambre, la actitud maternal, etc. Por supuesto que no son los únicos; se reconoce, además la actividad, que tiene su finalidad en el movimiento mismo, conocida como actividad espontánea o impulso exploratorio, y la motivación perceptiva, es decir, la afición o adhesión as determinadas percepciones, ciertos colores, superficies, olores, músicas u otras manifestaciones artísticas etc.

Existen también motivos sociales y económicos que impulsan la actividad humana y tienen un origen emocional. La emoción actúa como fuerza impulsora capaz de crear motivaciones.


d. La conducta social

Por muchas diferencias que existan entre los individuos, con respecto a su inteligencia, aptitudes y personalidad, es decir, por diferente que sea la conducta individual, es fundamental que exista una conducta de grupo, social.

La sociedad no sólo es un ambiente, sino también una forma de conducta que se elabora cuando los individuos actúan en una acción común y establecen comunicación con sus semejantes, lo cual favorece la adaptación y la intercomunicación.

Por cierto, no todos los individuos desempeñan funciones similares en la sociedad. Aún teniendo igualdad de posibilidades socio económicas, el papel de cada individuo dentro del grupo, es decir, del ámbito social, será distinto, dependerá de sus motivaciones, de su adaptación al medio social, de sus atributos personales, capacidad y edad.

Sin pretender adoptar posturas filosóficas o sociológicas es lógico pensar que una sociedad bien estructurada, será la que se muestre capaz de hacer el mejor uso de cada individuo, la que permita, que en plenitud, éste pueda brindar lo mejor de sí y haga que la colectividad le ofrezca los elementos sociales, ambientales, culturales y económicos capaces de satisfacer la mayor parte de sus motivaciones.


“YO SOY YO Y MI CIRCUNSTANCIA”
(Ortega y Gasset)

GRACIELA COSENTINO