¿Qué es el compostaje?
Es un método que se utiliza para tratamiento o descomposición de los desechos sólidos orgánicos.
Composta, compost y abono orgánico, son vocablos que refieren al mismo significado (compostaje).

Se utilizan desperdicios orgánicos o desechos sólidos que provienen de cáscaras de las frutas o verduras y residuos de comida; asimismo, la maleza, hojas, ramas delgadas provenientes de los arbustos del jardín.

El compost se obtiene a través de un procedimiento natural; siendo el oxígeno quien descompone los residuos referidos, de ahí que se le llame “descomposición aérobica”. Su color es negro, de consistencia homogénea (uniforme), y por lo general, granulada.

Para realizar el compostaje se necesitan algunos elementos:

a) Pila de compost (hoyo que se abre en el terreno seleccionado para tal efecto).
b) Materia orgánica (los desechos que se relacionaron anteriormente); se refiere a cualquier material biodegradable.
c) La presencia de microorganismos.
d) Carbón, Nitrógeno, Agua, Oxígeno.
e) Temperatura (la cual oscila entre los 40 a 50 grados Celsius; se dice que en las primeras semanas puede alcanzar la temperatura de 70 grados Celsius).
f) Humedad, la que debe oscilar entre el 40 – 50 %.
g) Volteo. Este se realizando algún objeto destinado para tal fin, como una pala. El volteo contribuye a reducir el exceso de humedad, los malos olores e incluso la reproducción de insectos.

¿Cómo preparar el compostaje?

1.- Seleccionar el lugar del terreno. Debe ser semiplano, soleado de manera parcial; que haya disponibilidad de agua cerca y espacio como para poder llevar a cabo las tareas de volteo. El tamaño de la pila de volteo no debe sobrepasar a 1.5 metros cúbicos.

2.- El terreno se debe limpiar quitando las hierbas, piedras o cualquier otro material que obstaculice el proceso.

3.- Luego de seleccionado y preparado el lugar, se procede a hacer lo siguiente:

a) Colocar una capa de zacate, hojas, hierbas, grama o recortes de brotes de arbustos del jardín.

b) Colocar los desperdicios de comida (cáscaras de frutas, cascarones de huevo, en fin), excepto carne, productos lácteos, aceite, manteca. Asimismo debe evitarse el uso de papel, estiércol, tierra; a lo sumo se pueden usar pequeñas cantidades de papel periódico. Demasiado papel mantendría la humedad y por ende el proceso de descomposición se interrumpe.

c) Sobre los desperdicios se coloca una capa de rastrojos (zacate, hojas, hierbas, grama o recortes de brotes de arbustos del jardín).

Las tres capas anteriores no deben sobrepasar a 1.5 metros de altura; es más esta altura, incluso dificulta el volteo (garantiza la aireación), los que deben hacerse por lo menos dos veces a la semana procurando mezclar las capas, intercambiando la posición (de abajo para arriba y viceversa).

El uso de zacate ayuda a mantener la humedad del lugar, lo mismo que evita la proliferación de insectos.

Para acelerar el proceso de descomposición en pilas de volteo, se recomienda fragmentar los materiales (3 centímetros como máximo). En estas condiciones de fragmentación el proceso podría tardar entre los 45 y 65 días.
Lic. Jaime Noé Villalta Umaña
Prof. y Abg.