En ese artículo encontrarás consejos para comprar un coche de segunda mano y cómo elegir el mejor coche para tu necesidad.

Por: Manuel Canosa

La crisis económica ha afectado nuestros hábitos de compra ya que intentamos ahorrar en todos los frentes. Tanto es así que, según la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, en España la venta de coches de segunda mano ascendió el año pasado a 1,385 millones de unidades y en este mes de enero ya se había experimentado un crecimiento del 26% en comparación con el 2011.

Esto significa que uno de cada dos españoles prefirió comprar un coche usado. Sin embargo, el problema radica en que más del 40% de las ventas corresponde a coches que tienen más de 10 años de antigüedad. En este punto deberíamos recordar el aviso de un refrán popular: “lo barato sale caro”. Así, por muy tentador que te pueda resultar un precio, antes de comprar un coche de segunda mano es importante que tengas en cuenta algunos detalles básicos.

Calidad a buen precio: La clave está en saber elegir

En primer lugar debes saber que es más conveniente comprar un coche usado directamente de los concesionarios oficiales ya que casi siempre estos brindan un año de garantía y cobertura sobre los daños que se podrían presentar. No obstante, si decides comprar el coche directamente de un particular, lo mejor es tomarse un tiempo para investigar si los documentos del coche están en regla y si ha pasado regularmente la ITV sin problemas.

Independientemente de dónde compres el coche, antes de decidir sería bueno que lo probases en la carretera ya que solo así podrás descubrir eventuales averías o problemas técnicos e incluso pequeños fallos por el uso. Si no conoces mucho sobre la mecánica automotriz sería ideal que lo llevases a un especialista de confianza que te brinde su opinión.

En lo que respecta a la antigüedad del coche, lo más recomendable es optar por un modelo que no sobrepase los siete años y que no tenga más de 150.000 kilómetros recorridos. Recuerda que ahorrar no significa gastar menos, sino invertir de manera inteligente. Un coche con varios años suele tener numerosos problemas que, a la larga, representarán un gasto considerable. Sin contar que no te brindará la seguridad que necesitas en la carretera.