El agua es el vital líquido, ya que sin él no pudiera existir vida alguna.  Sin embargo, el agua no sólo representa vida sino también salud y su poder curativo es reconocido desde tiempos remotos.  Conoce los beneficios que se obtienen de los baños terapéticos.
El agua es el vital líquido, ya que sin él no pudiera existir vida alguna.

Sin embargo, el agua no sólo representa vida sino también salud y su poder curativo es reconocido desde tiempos remotos.

La hidroterapia consiste en el uso del agua para fines medicinales. Existen diferentes variantes siendo una de ellas los baños terapéuticos.

En la comodidad del hogar y con ingredientes sencillos se pueden preparar baños terapéuticos. Para ello puede emplearse tanto la bañera como la ducha e incorporar aceites esenciales con diversos fines de bienestar.

Ducha de agua fría

Cómo se hace: Ducharse con agua bien fresca o después de la ducha templada, terminar el baño con una sesión corta de ducha fría.

Beneficios: Tonifica los músculos y los vasos sanguíneos, así como brinda energía extra dado que estimula la circulación de la sangre.

Precauciones y contraindicaciones: El límite del agua fría está marcado por lo que cada persona pueda soportar. Por eso, es importante no exponerse a los efectos de la baja temperatura. Las personas con tensión alta, con trastornos del corazón o las mujeres embarazadas no deberían utilizar este método.

Baño con esencias

Cómo se hace: Hay que llenar la bañera con agua caliente (sin que queme la piel) y verter 6 gotas, aproximadamente, del aceite esencial elegido para esa ocasión. Cada uno actúa de manera especial en el cuerpo y en la mente.

En este sentido, se puede señalar que para aliviar dolores articulares resulta conveniente el uso de lavanda, romero, salvia, entre otros.

Si se tiene molestias respiratorias o congestión, los aceites esenciales que se pueden emplear son el eucalipto, hisopo y sándalo.

Para estimular la circulación sanguínea, nada mejor que incluir en el baño aceites de hammamelis y ciprés.

Beneficios: En principio, tiene un efecto relajante y antiestrés en todos los casos. Luego, esa cualidad se combina con el resultado particular de cada esencia utilizada.

Precauciones y contraindicaciones: No utilizar el agua muy caliente, pues eso podría causar vasodilatación o irritar la piel. Además, luego de un tiempo excesivo de inmersión, la tensión suele bajar más de la cuenta.

Ducha de agua caliente

Cómo se hace: Abrir la ducha y dejar que el agua se caliente al punto que sea soportable (es decir, sin quemarse). Una temperatura de 40 °C es adecuada.

Beneficios: Promueve la vasodilatación y, por eso, estimula la oxigenación del organismo. Además, brinda una sensación de relajación y puede aliviar dolores porque ejerce una acción de masaje.

Precauciones y contraindicaciones: Las mismas que para el baño caliente con aceites esenciales.

Una temperatura demasiado elevada puede provocar irritación y demasiada dilatación venosa, sobre todo en las piernas. Igualmente, las personas con tendencia a la lipotimia deben cuidarse al realizar este año.

Conoce más sobre la hidroterapia y los baños terapeúticos en:

Baños terapéuticos y de belleza

Cómo preparar baños curativos

Baños curativos y herbales


Baños relajantes caseros

Baños hidratantes para la piel

Plan de belleza semanal con hidroterapia casera