Este elemento es vital para las cuentas de las empresas, para poder mostrar que se tiene las cuentas saneadas y limpias y se paga a la autoridad tributaria. El CFDI legal debe de disponer de ocho elementos, en caso contrario podríamos tener problemas que nos afectarían económica y burocráticamente.

Por: Samuel Sanchez

La digitalización del mundo no solo llegó a las películas o libros, también a las transacciones comerciales. Un perfecto ejemplo de ello es la facturación electrónica. Con este nuevo método que evita el papel podemos tener comprobantes fiscales más rápidos y eficaces. Sin embargo existen todavía muchas dudas acerca de qué está compuesto un CFDI.

Este elemento es vital para las cuentas de las empresas, para poder mostrar que se tiene las cuentas saneadas y limpias y se paga a la autoridad tributaria. El CFDI legal debe de disponer de ocho elementos, en caso contrario podríamos tener problemas que nos afectarían económica y burocráticamente.

En primer lugar todo CFDI, que son las siglas de Comprobante Fiscal Digital de Internet, debe de señalar el estado en que se encuentra. Solo hay dos posibilidades: vigente o cancelado. El primero señala que todo está correcto y es válido mientras en el segundo puede haber algún problema y por tal motivo no sirve, aunque exista.

El segundo punto que todo CFDI debe de portar es el folio y su número de serie, para que el cliente pueda tener un control sobre él. Además debe incorporar, como tercer punto, el folio fiscal.

Todo documento fiscal debe portar tanto la fecha en la que se hizo la transferencia o intercambio de bienes o servicios y dinero. También debe de portar el importe total y, muy importante, la moneda en la que fue efectuada. Esto ocurre porque incluso en países como México o Colombia que tienen sus propias divisas, hay muchas veces intercambios económicos en dólares.

La identificación fiscal y el timbre son los últimos dos puntos de los que está compuesto un CFDI para que no nos lo puedan lanzar hacia atrás.

Otros elementos imprescindibles son el sello del CFDI, el del SAT, un código bidimensional (negro y blanco) y el número de serie del timbre fiscal digital.

Samuel Noriega es un estratega especialista en Marketing en Línea y Posicionamiento Web, con más de 8 años de experiencia trabajando con sitios de compañias multinacionales.

Recomendado para optimizar las finanzas y seguridad de tu empresa:
Facturacion Electrónica | Certificados SSL | CFDI