Ser empresario no es tarea fácil. En el primer semestre de 1996 se crearon en España 53.253 nuevas sociedades, mientras que 7.782 desaparecían (el 15%). Diferentes promotores de nuevos proyectos empresariales estiman en un 25% el número de iniciativas que no logra prosperar.

Por: Joan Claramunt

Y es que ser empresario no se aprende en ninguna escuela. Por eso incluimos a continuación una serie de consejos simples pero que todo buen empresario aplica (o, tal vez, debería aplicar).
  1. Estar siempre atento al mercado en que desarrolla su actividad, para adaptarse al cambio en el mismo momento en que se produce si no nos hemos podido anticipar.
     
  2. Informarse permanentemente para anticiparse a las tendencias del negocio, del mercado, de las nuevas tecnologías,...
     
  3. Seguir de cerca la competencia, tanto la directa como la indirecta, con todos los medios a nuestro alcance.
     
  4. Toda empresa nace de una idea o sueño; pero intente ser el primero en tener una categoría o producto nuevo.
     
  5. Renovarse o morir. No deje de renovarse constantemente.
     
  6. Piense que además de una buena idea hacen falta recursos económicos para llevarla a cabo, y deben ser suficientes como para que la empresa sobreviva a un posible fracaso.
     
  7. No apostar nunca por un producto determinado. El producto podrá desaparecer, pero la empresa debe permanecer.
     
  8. Debe lograr diferenciarse de su competencia.
     
  9. Debe autoevaluarse siempre y en todo momento.
     
  10. Controle el grado de satisfacción de sus clientes.
     
  11. Concentre los productos y recursos hasta conseguir su consolidación. Nunca huya hacia adelante.
  12. Si existen en su empresa líneas de negocio no rentables, elimínelas y concéntrese en las áreas rentables.
     
  13. Mantenga motivado al elemento más valioso de su empresa: el elemento humano, su personal.
  14. Reinversión permanente y reasignación de recursos.
     
  15. Si puede investigue. Si no puede asóciese y comparta riesgos.
     
  16. Disponga usted siempre de tesorería. Se recomienda mantener el capital suficiente líquido para afrontar los pagos de un mes (aprox. 6% de la cifra de facturación).
     
  17. Adecuar los gastos a los ingresos y no al revés.
     
  18. Austeridad. Evitar y controlar de modo permanente los gastos y eliminar tajantemente los superfluos.
     
  19. Dar mayor peso a los gastos variables que a los fijos, y control exhaustivo de éstos últimos.
     
  20. Controlar sin descanso que se mantengan los plazos de cobro.
     
  21. Acortar los cobros y alargar los pagos.
     
  22. Es mejor renegociar con los proveedores que recurrir a los bancos en busca de financiación.
     
  23. Cuidar la concesión de crédito a los clientes. Recordar que los clientes nos eligen como proveedores, pero nosotros también los elegimos. Vale la pena renunciar a un cliente que nos inspire desconfianza.
     
  24. El cliente más importante no debe suponer más del 10%-20% de nuestro negocio.
     
  25. Estar pendiente de la contabilidad. Esta puede diagnosticar problemas en la empresa cuando aparecen los primeros síntomas.
     
  26. Subcontrate aquellos servicios que necesite y de los cuales no disponga. A no ser que sea más económico para usted contratar directamente personal cualificado.
     
  27. Dar al cliente más de lo que espera.
     
  28. Definir la cultura empresarial necesaria para la cohesión interna.
     
  29. Integrar a todo el personal en un equipo de trabajo en el que la división de funciones sea clara.
     
  30. Valore a cada individuo y delegue funciones.
     
  31. Motivar, motivar y motivar, para lograr la participación de todo el personal en el proyecto empresarial.
     
  32. Destine un % de su facturación a la formación de su personal. Se recomienda dedicar un 5% aunque la media nacional no llega al 1%.
     
  33. Predique siempre con el ejemplo.
     
  34. Frialdad, honestidad y transparencia son cualidades que debe tener como buen directivo.
     
  35. Para crear la cultura empresarial que necesita no dude, si lo requiere, en prescindir de aquellos elementos que no se adapten, incluso aunque deba cambiar todo el equipo directivo.
"Ambos se dañan a sí mismos: el que promete demasiado y el que espera demasiado."
-GOTT HOLD E.LESSING

Continúe leyendo artículos relacionados:
La calidad en empesas industriales de tamaño medio
Control de la calidad en empresas de servicios y satisfacción de los clientes
ICICT S.A. Sinónimo de seguridad y calidad europea
Normas Internacionales ISO 9000
Dirección Situacional
¿Qué Es El Benchmarking?
Directivos Para El Próximo Milenio
Consejos Básicos Para Una Buena Gestión
Síntomas para la detección de una crisis de crecimiento en PyMEs