Hay algunos puntos a tener en cuenta antes de comprar un lector de huellas para nuestra empresa.

Por: Frans Berns

El tipo de sensor óptico, que captura la imagen de la huella digital antes de ser pasada a un número de identificación, es más fácil de desarrollar y más firme en diversas temperaturas, pero muy fácil de manipular.

El lector de huellas de capacidad eléctrica ofrece dos tipos de capacidad: pasiva, que funciona a través del valor eléctrico asentado en la huella dactilar, y activa, que calcula los patrones de la piel del dedo, no necesitando que la piel esté limpia ni sana. Éste último tiene una tecnología tal que reconstruye la huella dactilar. Es más económico, pero también menos resistente, especialmente para el transporte.

La capacidad de almacenar datos del lector de huellas debe ser doble del número de empleados de la empresa, y la capacidad de transacciones temporales cinco veces mayor. La velocidad de identificación debe ser menos de 1 segundo.

Las unidades de descarga que tenemos deben ser compatibles con el software y las conexiones del lector de huellas: USB, inalámbrica Wi-Fi o por cable Ethernet, teniendo en cuenta si el lector de huellas funciona con conexión LAN o WAN.

Aunque la mayoría de los lectores de huellas no vienen con un software de reporte integrado, es un componente muy valorable para facilitar su efectividad. Del soporte técnico para nuestro lector de huellas, asegurémonos que está garantizado.

Sobre la capacidad de error de los lectores de huellas dactilares, la tasa de aceptación falsa o porcentaje de ocasiones que el lector de huellas da acceso a un impostor debe ser menor a 0,001% y la tasa de rechazo falso o porcentaje de las que rechaza a un autorizado debe ser menor a 0,1 %.