Aparte de los sistemas biométricos, que analizan huellas digitales, también existen otros aparatos que analizan otras cualidades.

Por: Chris Stark

Cuando se busca implementar un sistema, para el control de asistencia, hay varias opciones a las que se podría acudir. A continuación se mencionarán las posibilidades, que más se conocen en el momento.

Las unidades lectoras, de huellas digitales, son las que más han llamado la atención, en los últimos años. Con este sistema, el empleador, se asegura que un empleado no podrá marcar tarjeta por otro, con lo que se puede tener certeza de que la persona que ha suministrado su huellas, es quién ella dice ser. El empleado coloca su dedo en un reloj de asistencia y así registra su llegada. El único problema con este sistema es que no puede ser usado en ambientes industriales, en los que hay mucho polvo, grasa o suciedad en las manos de los trabajadores.

Los sistemas de teclados son las unidades más económicas. A cada empleado se le asigna un código, que debe ingresar en el reloj de asistencia. Este código, o contraseña, es con frecuencia el número que identifica a cada empleado, en el listado de una empresa.

La ventaja de este sistema es que no se necesita de tarjetas, lo que ayuda a ahorrar dinero. Además, las tarjetas pueden ser extraviadas y un sistema basado éstas necesita de un lector especial. Un problema con este método es que cualquier empleado puede registrar la asistencia de otro, para evitar esto, una cámara de video puede ser la solución. Algunos teclados cuentan con un mecanismo de verificación. Es decir, el empleado ingresa su contraseña y en una pantalla aparece su nombre.

Otro método, para el control de horarios, es el que está basado en tarjetas. Existen dos tipos de tarjetas: las magnéticas y las de códigos de barras. Las tarjetas magnéticas vienen prenumeradas y con ellas se asigna un número de identificación a cada empleado. Si un empleado pierde su tarjeta, simplemente se le asigna otra, con otro número preestablecido. Las tarjetas de códigos de barras funcionan de manera similar, salvo que a cada tarjeta de éstas se le puede añadir información de cada empleado, además de su foto.

Es posible encontrar relojes biométricos que tienen lectores de manos, de cara y de patrones oculares. Estos sistemas son muy exactos, pero sus precios no son los más bajos, por lo que los sistemas tradicionales, como los de lectura de huellas, siguen siendo los preferidos.


Para saber más, sobre controles de asistencia, sistemas biométricos y relojes biométricos; haga click en: http://www.sistemasbiometricos.co/