Los controles de asistencia, son mecanismos usados para llevar un registro, de las horas que un empleado de una compañía ha trabajado.

Por: Chris Stark

Existen sistemas mecánicos que funcionan al insertarles una ficha, tarjeta o planilla de asistencia; dentro de la ranura de un reloj. Cuando la tarjeta de asistencia hace contacto con el fondo de la ranura, la máquina imprime el día y la hora en que se llevo a cabo dicho proceso. Con este sistema se puede calcular el registro oficial de horas laboradas de cada empleado.

También existen sistemas un poco más primitivos, pero que siguen siendo usados en la actualidad. Ejemplo de ello son las planillas de asistencia, que se dejan en la recepción de una empresa. Al llegar, cada empleado escribe su firma y su hora de ingreso.

Pasando a controles de asistencia más sofisticados, existen sistemas que hacen uso de tarjetas electrónicas. La ventaja con estas tarjetas es que también funcionan como sistema de control de acceso. De esta manera, a un empleado se le asigna una tarjeta, que pasará por un lector cuando llegue a su trabajo, entonces el sistema le permitirá ingresar a su lugar de trabajo, a la vez que registra su hora de llegada.

A la hora de usar un control de asistencia, basado en tarjetas, se puede contar con varias posibilidades. Consecuentemente, se puede implementar el uso de tarjetas de códigos de barras, de tarjetas de bandas magnéticas o de tarjetas de proximidad. Cada una de estas versiones tiene sus ventajas y desventajas. Sin embargo, las tarjetas de proximidad son las que más llaman la atención.

Con los sistemas mencionados con anterioridad se puede llevar un control de asistencia, pero dichos sistemas dependían de la ética de los empleados, la cual no siempre estuvo presente. Como consecuencia, hubo que replantear cada uno de estos sistemas. Como resultado se crearon relojes biométricos; para el control de asistencia.

Estos sistemas de biometría toman registro de la llegada y salida de empleados, al analizar atributos personales de ellos, en vez de tarjetas, planillas u otros accesorios externos. Ejemplo de estos sistemas son los relojes con lectores de mano, los de huellas dactilares y los de retina. El propósito de estos mecanismos es acabar con las trampas, que algunos empleados comenten con regularidad, a la vez que se implanta un sistema de control de acceso más estricto, porque sólo las personas matriculadas en la base de datos del sistema, podrán hacer el ingreso a un lugar, custodiado por estos relojes biométricos.


Si esta información sobre sistemas biometricos le ha parecido interesante en: http://www.sistemasbiometricos.co/ encontrará más, sobre controles de asistencia y relojes biométricos.