Créditos Al Consumo; Definición y Diferencias Con Préstamos Personales

Aunque los créditos al consumo los podemos ver dentro de la categoría de los personales, como hemos mencionado en la parte 1, la diferencia entre consumo y personales la podemos encontrar en las garantías. Teniendo en cuenta los Creditos rapidos, siempre se tienen que formalizar según garantías personales; en cambio, cuando hablamos de créditos al consumo, por lo general la entidad financiera solicita un aval como garantía, que será la persona que se tendrá que hacer responsable de la deuda en caso de que se incumpla el pago por parte del prestatario.

Es importante saber la diferencia que tenemos entre estos dos tipos de préstamos o créditos, y podemos decir que aunque pueden ser similares similares en algunos aspectos, hay ciertas diferencias en otros. Una de las claves en estas diferencias radica en los costes de formalización, y es que en los creditos al consumo suelen ser bastante más elevados que en los Prestamos personales. Así que cuando pactemos con la entidad financiera lo primero que tenemos que hacer es percatarnos de los costes para así determinar a que nos enfrentamos.

Los préstamos o créditos al consumo están dentro o pertenecen a la categoría de los préstamos personales.

En este tipo de créditos tenemos que hacer especial incapié en la publicidad, contenido, información a los consumidores y a la nulidad de los contratos del crédito.

Obviamente si al final el préstamo no se obtiene se produce la ineficacia del contrato aunque hubiese sido firmado y por consiguiente la obligación del consumidor de hacer frente al proveedor de los bienes de consumo como a la entidad financiera.

Por último, en los créditos al consumo la empresa o entidad que concede el crédito debe ser distinta del proveedor de los bienes o servicios que se vayan a adquirir. Para ello entre el cliente y el proveedor de los bienes o servicios tiene que haber un acuerdo previo.



Más información en Prestamos  | Creditos rapidos