Pautas y consejos básicos a seguir para mantener un aspecto saludable entre los 20 y 30 años de edad.

Por: Rosa Isanta

Con los 20 años llega el mejor momento de la piel en la edad adulta. Los granos desaparecen casi totalmente y con ellos el exceso de grasa de la piel; y las arrugas todavía no comienzan a dibujarse.

Eso no implica que la mejor postura sea despreocuparte, todo lo contrario. Aunque creas que no tienes ningún problema debes seguir cuidándote para retrasar la aparición de arrugas, pues es a esta edad cuando comienza el proceso de envejecimiento prematuro, aunque no lo percibas.



Cuidados básicos


Rostro


A los cuidados esenciales ya iniciados años atrás -limpieza e hidratación- hay que añadir otros específicos: los tratamientos para el contorno de ojos y los labios y la utilización de mascarillas hidratantes, purificantes, nutritivas, relajantes, según las necesidades, sin olvidar que el cuello forma parte del rostro para estos menesteres.

Es precisamente ésta , una de las partes del cuerpo que más prematuramente comienza a perder su tersura mostrando el paso de los años.

Es recomendable hacerse una limpieza facial en profundidad cada dos meses y acudir a centros de belleza para tratamientos específicos de hidratación o nutrición.

Cuerpo


Al igual que ocurre con el rostro, con la llegada de los veinte años también el cuerpo se muestra más atractivo que nunca. Ya totalmente desarrollado, la piel aún es tersa y los músculos firmes...pero, aunque todavía no se perciba, los primeros signos de los problemas que más afectan a las mujeres comienzan a aparecer bajo la piel. Entre los 20 y los 30 años la celulitis aflora en las caderas, los muslos o los glúteos del 90% de nosotras.

Celulitis


¿Por qué? Razones hormonales, herencia, mala circulación...pero lo que importa no es el porqué sino el cómo deshacerse de ella.

Si durante los años anteriores has seguido los hábitos adecuados y has utilizado productos cosméticos para prevenir su aparición, lo más probable es que sea casi insignificante. En estas ocasiones, cuando todavía es un problema incipiente, puede mantenerse a raya con productos cosméticos y tratamientos en centros de belleza, además de una vida sana (mucho agua, poco alcohol y tabaco, ejercicio y una alimentación equilibrada).

Hidratación


Además de luchar con la celulitis, debes recordar que el resto de los flancos deben seguir cubiertos. Hidratación y utilización de productos con colágeno para evitar la aparición de estrías.

Senos


También es un buen momento para comenzar a cuidarlos, con unos sencillos ejercicios diarios -coloca los brazos con los codos hacia fuera a la altura de los ojos, junta las palmas de las manos y presiona la una contra la otra diez veces, entrelaza las manos entre sí a continuación y presiona de nuevo, diez veces; engancha las puntas de los dedos en tercer lugar y tira con ambas manos hacia fuera, diez veces- y productos específicos. Utiliza además sujetadores que permitan transpirar a la piel y evita los aros.

Más información sobre cuidados básicos corporales y faciales aquí.