La alimentación de la embarazada es uno de los capítulos importantes para llevar a buen término la gestación, tanto para ella misma como para su bebé.

Por: Elena Gálvez Martín

Durante la gestación la alimentación debe ser equilibrada y ordenada para mantener la salud de la madre y el hijo. Ni es conveniente que la madre aumete demasiado peso, como que aumente poco. Debe considerarse ideal el aumento de peso entre 9 y 10 kilos. 
 
No se trata de comer por dos, sino para dos.
 
La dieta de la embarazada ha de ser calóricamente suficiente (2300-3000 calorías diarias) y proporcionada en los distintos principios inmediatos:
Traduciendo las calorías en gramos, deberá tener en cuenta las siguientes cantidades/día:
Para hacer más fácil estos consejos, la embarazada puede limitarse a seguir algunas normas básicas que indicamos a continuación:
  1. Primera norma: Dar más importancia a la calidad que a la cantidad de los alimentos. 
  2. En segundo lugar, que la alimentación sea variada.
  3. Tercera norma: que los alimentos estén condimentados de forma sencilla. 
  4. Cuarta norma: distribuir adecuadamente las comidas a lo largo del día. 
Y en quinto lugar, debe y puede tomar líquidos en cantidades normales. Es mejor evitar el consumo excesivo de bebidas con gas. Obviamente, no debe tomar alcohol ni fumar durante el embarazo.

Elena Gálvez es Educadora Infantil y Psicóloga. 
 
Para más información sobre la dieta de la embarazada visita su blog en http://cuidados-del-bebe.com