El comportamiento humano está regulado por normas; que por supuesto son impuestas por la sociedad, aquéllas son el resultado de la experiencia humana. Teoría y práctica han permitido establecer comportamientos valiosos.
En esta oportunidad referiré uno de los comportamientos que se esperan de todo individuo, me refiero a la dedicación; ésta es necesaria en la realización de los distintos roles del ser humano. No hay éxito sin dedicación.

¿Cómo definir el vocablo dedicación?
Entrega y esfuerzo constante, intenso y sistemático que el ser humano pone de sí mismo, en la realización de una actividad.

La realización de cualquier actividad, implica en un primer momento conocimiento teórico o empírico. Ahora bien, si se desea obtener excelentes resultados es obvio, que el ser humano deberá dedicarse, poner esfuerzo constante. Por ejemplo, el agricultor que cultiva cereales, en un primer momento, prepara el terreno quitando malezas; aireando el suelo, a través del arado; luego, siembra, espera el nacimiento de la plantita; la que deshierba, abona; pero además, utiliza mecanismos de control de plagas, en fin; hasta que obtiene la cosecha. Cualquier descuido, por mínimo que sea impedirá el normal desarrollo de lo cultivado.

Una de las actividades que exige dedicación, es el estudio. Cuando se estudia (comparar, interpretar, asimilar, retener), es necesario poner en práctica algunas estrategias; sin embargo, aclaro, no es una receta. Lo importante es que usted desee obtener un resultado; ello, le dará el entusiasmo que necesita para dedicarse. De manera que definida las razones por las que estudia; obviamente una de ellas, triunfar en la vida. Ahora bien, la mayoría estudia para aprobar un examen, si bien es cierto a corto plazo es válido; la meta final, obtener un título académico e insertarse en el mundo laboral.

Dedicación al estudio. Recomendaciones

1º.- Organizar un horario diario de estudio. La cantidad de tiempo variará según la edad; la complejidad del tema; entre otros. Lo importante es la calidad y no la cantidad.

2º.- Escoger un sitio adecuado en lo referente a iluminación y otros que brinden comodidad e impida interrupciones de cualquier naturaleza.

3º.- Preparar de manera previa los recursos que se utilizarán; libros, diccionarios o cualquier otro material, según la asignatura.

4º.- Identificar ideas principales y secundarias. Subrayar y tomar notas. Lo primero, facilita la búsqueda de información posteriormente; tomar notas, permite retener.

5º.- Elaborar mapas conceptuales, matrices, en fin, que permitan recordar la información. Incluso se pueden utilizar recursos nemotécnicos, por ejemplo: RRR (reducir, reutilizar, reciclar).

6º.- Elaborar conclusiones u otros. Insisto dependerá de la asignatura; por ejemplo, si se trata de matemática, lo recomendable, es realizar varios ejercicios; pues la práctica constante, permitirá el dominio de los procedimientos.

7º.- Equilibrar, si se excede; viene la fatiga y ésta es obstáculo para el aprendizaje. El descanso es vital. Alterne con breves recesos sus horas de estudio.

8º.- Comparta lo aprendido con aquellos de confianza que forman parte de su círculo de estudios.

Lo anterior puede serle de utilidad, no olvide que las fórmulas mágicas no existen. Cada persona posee un libre albedrío para decidir y organizar el tiempo que le dedicará a las actividades que considera importantes. La dedicación que depende de su voluntad; ésta dinamizará su accionar, al punto que estudiar se convertirá en un hábito, al que nunca podrá renunciar. La dedicación está vinculada con la autodisciplina; entendida esta última como el compromiso que el individuo adquiere consigo mismo; mediante el cual se somete de manera voluntaria a las normas de la vida institucional y social.

En lo que al trabajo se refiere, la dedicación también es necesaria. “Te pagan por ganarte la vida y no para quitártela”; expresión popular que se utiliza en el ambiente laboral. Si bien es cierto, las actividades laborales satisfacen necesidades en el orden económico; es necesario también considerar el efecto psicológico que genera la realización de tareas, no simplemente por un compromiso u obligación. El grado de bienestar humano, está acorde con el sentido de satisfacción que se deriva, de cumplir eficientemente con nuestras funciones.

Un poeta alemán, me refiero a Bertolt Brecht, expresó: “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles". El éxito depende en un elevado porcentaje del esfuerzo empleado; nadie que ha triunfado se ha quedado esperando oportunidades; ha salido en busca de ellas, pero con ahínco. No se trata de ser imprescindible; el caso es que las personas que se dedican, obtienen mejores oportunidades en la vida.


A la comunidad de jóvenes estudiantes les exhorto con las siguientes palabras: “dedícate al estudio, para que no seas en el futuro el juguete vulgar de las pasiones; ni el esclavo servil de los tiranos”. La ignorancia es la mejora aliada de los dictadores y tiranos; pero es la principal enemiga de la libertad.
Lic. Jaime Noé Villalta Umaña
Prof. y Abg.