Los derechos esenciales son: votar en las asambleas de accionistas, Participar en las ganancias sociales, Participar en el remanente de la liquidación en caso de disolución, Fiscalizar la gestión de la sociedad, Tener preferencia en la suscripción de acciones y títulos convertibles en acciones. Derecho de voto en las asambleas:
Tienen derecho a votar en las asambleas aquellos que han aportado capital de riesgo a la sociedad.
Los accionistas votan para elegir el directorio de la sociedad, para evaluar su gestión, aprobar los estados financieros, definir la distribución de utilidades, etc.

El ejercicio del derecho del voto está expresamente reglamentado por la ley, y cada acción tiene derecho a un voto. Las acciones con más de un voto están prohibidas en nuestro país, sin embargo se admiten acciones preferidas sin derecho a voto y los estatutos pueden exigir un mínimo de 10 acciones para poder votar.

Los votos cuentan por acción sin importar el número de accionistas que la posean. La mayoría de las resoluciones se adoptan por mayoría simple de acciones presentes. Otras resoluciones requieren el voto favorable de la mayoría del capital integrado, tomándose los ausentes como votos en contra.

Derecho a participar de las ganancias sociales:
Los accionistas que aportan capital a una sociedad lo hacen fundamentalmente para participar en las ganancias, y lo hacen en forma proporcional al aporte. La ley establece la obligación de pagar un dividendo mínimo del 20% de las utilidades netas de cada ejercicio salvo decisión contraria fundada de accionistas que representen el 75% del capital social.

Derecho a participar en la liquidación:
Los accionistas tienen derecho a participar en las ganancias residuales de la liquidación de la sociedad. Es un derecho esencial y no puede ser limitado. Una de las preferencias que pueden contener las acciones preferidas es la prioridad en el reembolso de capital en caso de liquidación.

Derecho de información y fiscalización:
Derecho del accionista a acceder a información razonable, para poder controlar la gestión del directorio, sin arriesgar la información privilegiada de la sociedad. La ley establece niveles de información, información accesible a todos, información que sólo puede ser solicitada por accionistas que representen un porcentaje del capital social y además tengan un determinado propósito adecuado.
La sociedad debe brindar a los socios la siguiente información: Si es necesaria mayor información, los accionistas que representen el 5% del capital integrado podrán solicitar información al síndico sobre materias de su competencia como ser: incumplimiento de la ley, los estatutos, verificar la información financiera, decisiones de la asamblea, etc.

También puede ser solicitada al juez la exhibición de libros por accionistas que representen el 10% del capital integrado debiendo demostrar que hay fundadas sospechas de irregularidades competidas por los órganos de la sociedad.

Por último, Accionistas que representen el 10% del capital integrado pueden pedir la intervención de la Auditoria Interna de la Nación que tiene facultades para investigar denuncias e incluso solicitar la suspensión de resoluciones sociales o hasta la intervención de la sociedad.

Derechos de preferencia y acrecimiento:
Son derechos orientados a proteger al accionista minoritario del riesgo de ser diluido.
Garantiza a los accionistas la posibilidad de suscribir nuevas acciones que emita la sociedad en proporción a su antigua suscripción, manteniendo de esta manera la participación porcentual.
Es también el derecho a suscribir en la proporción que le corresponda las acciones que quedaron libres porque otros accionistas no suscribieron.

Derecho de receso:
Es un derecho que se le otorga a las minorías que discrepa con determinada decisión de la mayoría y la S.A. tiene la obligación de absorber dicho paquete accionario. El accionista desconforme tiene derecho a optar por abandonar la sociedad en un plazo de 30 días posterior a la adopción de la resolución que dio derecho de receso. La sociedad puede dejar sin efecto el receso revocando la resolución que le dio origen. Las decisiones que dan origen al derecho de receso son las siguientes:
  1. fusión o escisión,
  2. transformación de tipo social,
  3. reactivación de la sociedad luego de disuelta,
  4. prórroga del plazo,
  5. cambio domicilio al extranjero,
  6. cambio fundamental del objeto,
  7. aumento o reintegro de capital,
  8. transformación de acciones al portador en nominativas.
Lea artículos de Administración de Empresas en el directorio de artículos gratis LaGarza.org.
Publique sus artículos a cambio de reconocimiento y tráfico hacia su sitio web.