En el artículo se explica la importancia de diseñar esquemas efectivos para portales web. Además, se mencionan ideas específicas de cómo planificar el diseño del esquema.
El esquema o maqueta de un portal es el equivalente a un mapa, el cual debe trazar la ruta hacia un lugar específico.

De igual forma, el esquema (layout en inglés) de un portal se diseña en función de las necesidades del usuario, y así conducirle hacia acciones específicas.

Un proceso de análisis cuidadoso ayudará a definir, desde el punto de vista de los visitantes del portal, las prioridades del esquema.

Dado que diseñamos un portal para satisfacer las necesidades de los visitantes, debemos tomar en cuenta lo que éste espera encontrar. No es apropiado asumir lo que las personas desean ver en nuestro portal.

En su lugar, debemos preguntarnos: ¿Por qué las personas visitarán mi portal?, ¿Qué es lo que buscarán?, ¿Cuál será su necesidad principal?, ¿Cómo puedo satisfacer esa necesidad?, y otras preguntas similares.

En proyectos grandes de diseño, se utilizan diferentes instrumentos para encontrar las respuestas a tales interrogantes. A veces se utiliza un cuestionario y hasta grupos focales. Pero, si no disponemos de mucho presupuesto, entonces debemos cambiar las estrategias del diseño. Utilice las siguientes estrategias para crear un esquema apropiado a su audiencia:
  1. Identifique los intereses de los visitantes: Debemos conocer los gustos y preferencias de las personas que accederán el portal. Sólo así, presentaremos información relevante e interesante.
     
  2. Piense como si usted fuera el visitante: Al ubicarse en la posición del visitante (en sentido figurado), podrás definir lo que es importante y lo que no es importante.
     
  3. Defina los temas en orden de interés: Una vez tenemos los temas definidos, procedemos a organizarlos en orden de interés o preferencia del visitante.
Diseñe un esquema en papel y defina las áreas funcionales
Tome lápiz y papel. Sí, estos dos instrumentos aún no pasan de moda. Después de once años diseñando portales, estoy convencido del beneficio que estos instrumentos aportan al proceso creativo. Así, en papel, defino las áreas funcionales del portal: los lugares de la página concebidos para funciones específicas. Algunos ejemplos son: título, sub-título, fotos y texto, entre otros.
  1. Dibuje la tabla con sus respectivas filas y columnas
     
  2. Cree pequeños recuadros agrupados para ubicar los temas de menor interés que fueron definidos previamente.
     
  3. Cree un recuadro más grande para enfatizar un tema de mayor interés. Si quiere enfatizar varios temas, cree los recuadros de los mismos tamaños y alineados al mismo margen.
     
  4. Distribuya el contenido del portal en sub-partes. Realice un esquema uniforme para todo el portal. El esquema debe ser suficientemente flexible como para añadir ciertos objetos únicos a cada página (banners, cintillos de texto, etc.). No es necesario publicar toda la información en la página principal (home page). Utilice la técnica del elemento sorpresa a través del portal.

    A los usuarios les fascina encontrar sorpresas mientras visita un portal. Así que, distribuya el contenido entre varias páginas web. Presente en la página principal los elementos que resulten atractivos para ganar el interés del visitante.
Ejemplo de un Esquema Bien Diseñado

Al planificar cuidadosamente el esquema del portal, potenciamos la utilidad e importancia del mismo. Los visitantes apreciarán el valor del portal y lo visitarán frecuentemente.

El autoe es instructor de cursos en diseño web en: Aprendo en Linea.Com