Hoy te hablaré de lo qué significa tener salud mental. Todo el mundo se ocupa de la llamada salud física, pero casi nadie tiene en cuenta ni toma en serio a la salud mental.
EL ABC DE LA SALUD MENTAL
AUTOR: Msc. Rafael Bestard Bizet
Psicoterapeuta y profesor de Psicología.
Hoy te hablaré de lo qué significa tener salud mental. Todo el mundo se ocupa de la llamada salud física, pero casi nadie tiene en cuenta ni toma en serio a la salud mental. Nota que casi nunca le das un descanso a la mente.
Constantemente estás cavilando, analizando, pensando. Y así, aunque no lo creas, la mente se agota, se debilita, se tensiona.
La enfermedad mental comienza cuando te aferras con fuerza a tus pensamientos. Te importan más que tu propia vida. Todos esos escombros de pensamientos que pertenecen al pasado o al futuro y que estás incesantemente acumulando en tu mente en el momento presente no están ahí por casualidad: tú lo has decidido, tú lo has atesorado y estás ocupándote de ellos.
¿Cómo funciona todo el proceso de la enfermedad mental? Se consciente que cuando surge un pensamiento siempre emites un juicio sobre él. Si es malo y te desagrada tratas de impedirlo, de rechazarlo, de reprimirlo. Y cuanto más lo
reprimes, más profundamente se esconde y más poder tiene sobre ti porque prohibir, es atraer, rechazar es invitar, impedir es tentar. Si consideras que el pensamiento es bueno y agradable entonces tratas de aferrarte a él. Lo manoseas, le das vueltas y vueltas y comienzas a darle toda tu energía mental.
Así comienzas una lucha y un conflicto mental por escoger en qué pensar y en qué no pensar, a qué dedicarle atención y a qué rechazar y no te percatas que empiezas a vivir única y exclusivamente para la mente. La mente que es una herramienta de la vida se ha convertido en el amo y señor de tu tiempo y te manipula y dejas de apreciar el momento que estás viviendo porque estás enredado con las montañas de escombros de pensamientos que entran y salen permanentemente de tu mente. Y de esa manera se daña tu salud mental y al final la física también y terminas con una úlcera, con una gastritis, con una taquicardia, de tanto preocuparte, de tanto pensar, de tanto tiempo en que la mente se pasa utilizándote.
Por eso, para tener salud mental debes tener en cuenta estos tres consejos:
Primero-No le pongas restricciones a la mente. No quieras dejar de pensar, no
reprimas a los pensamientos. Déjalos estar.
Segundo
- No los juzgues, no los apruebes o los desapruebes, no digas: este es bueno y este es malo, este debería
estar y este no. Tú solo obsérvalos.
Tercero-No le des importancia a lo que piensas. No creas ni por un momento que tú eres lo que estás pensando. En un momento te puedes ver como una persona mala y en el otro como una buena. Lo que produce la mente no puede decidir lo que tú eres.
Te propongo que hagas el siguiente ejercicio para que le puedas dar un descanso
a la mente y apliques los tres consejos anteriores. Cierra los ojos y pon toda tu
atención en la zona entre las dos cejas. Deja que los dos ojos vayan justo al
medio, entre las dos cejas, y siente el punto. Cuando estés cerca del punto, de
pronto tus ojos se quedarán fijos. Ahora coloca a la mente en esa zona y observa
cómo los pensamientos fluyen, pasan por la mente como nubes por el cielo, pero
tú no los juzgas, no los analizas. Simplemente eres el observador de los
pensamientos. Respira profundamente y siente la armonía y la tranquilidad que
estás experimentando. Quédate en esa paz. Eso es salud mental. Que la pases
bien.