Es un hecho aceptado que todos los seres humanos tienen la responsabilidad de la protección del medio ambiente como la entidad más preciada para el mundo de hoy y para las generaciones futuras.

Por: Felipe Garcia

Es un hecho aceptado que todos los seres humanos tienen la responsabilidad de la protección del medio ambiente como la entidad más preciada para el mundo de hoy y para las generaciones futuras.

Dentro de este contexto, ya que la población mundial crece más rápido que antes, la cantidad creciente de consumo de materiales crea también el problema del aumento de los residuos y el aumento de la contaminación. Por lo tanto, es casi un común objetivo de las sociedades el consumir productos respetuosos con el medio ambiente en su vida cotidiana.

Este enfoque es un factor determinante de las preferencias de los consumidores de todos los productos en todos los segmentos del mercado.

Por otra parte, la industria de la construcción es considerada como uno de los más importantes usuarios de materiales y energía. Es por ello que adquiere una gran importancia para este sector el considerar el ahorro de energía, el uso de materias primas renovables y la minimización de la contaminación tanto como sea posible.

En relación con estos importantes impactos ambientales de la industria de la construcción, la construcción de acero suele ser aceptada como un método de construcción muy ventajoso. Comparando con los edificios de cemento, las estructuras de acero tienen un impacto ambiental negativo menor sobre el uso de energía, materias primas consumo y residuos generados.

La sostenibilidad del acero como material de construcción apoya su fuerte posición en relación con los demás materiales de construcción habituales.

Teniendo en cuenta los desastres naturales que amenazan la vida humana al provocar fallos estructurales de los edificio, el acero es un material que cada vez está siendo más utilizado para reducir este tipo de situaciones. Por lo tanto, la opinión pública y los grupos de profesionales relacionados con la construcción han empezado a discutir métodos de construcción .

Por ejemplo, uno de los mayores problemas encontrados después de un terremoto es la demolición de edificios cuya estructura se encuentra muy dañada. Esta demolición provoca una gran cantidad de residuos que potencialmente pueden afectar a la salud humana y que, a su vez, generan un gran problema ambiental grave.

Sin embargo, con la construcción de edificios con acero, esta generación de residuos se minimiza y pueden ser, en muchas ocasiones, reutilizados después de un tratamiento especial de los materiales.


Felipe Garcia es consultor de Ibertest Internacional Ensayo de Materiales