Los avances de las neurociencias ya habrán convertido en ocioso y banal, por ejemplo, todo debate filosófico acerca de la verdad de la religión, dado que las estructuras cerebrales, responsables de la religiosidad, y que se activan en el momento de experimentar vivencias místicas.

Por: Pepe G

 Con la llegada de las neurociencias, existe una tendencia a reducir la psicología al estudio de los correlatos biológicos que subyacen a las operaciones de los sujetos. En una actitud propia del fundamentalismo científico y de la más absoluta ingenuidad, algunos neurocientíficos llegan a presentarse como «Neurofilósofos» dado que, según ellos, las modernas investigaciones en neurociencias permitirán resolver, de una vez por todas, los tradicionales problemas filosóficos a los cuales, desde la filosofía, nunca se podría dar una respuesta definitiva por el carácter arcaico y precientífico de este tipo de saber.

Al menos, cuatro errores según la psicología, subyacen a esta concepción.

En primer lugar, suponer que las ciencias positivas y la filosofía se alimentan del mismo tipo de materiales. En segundo lugar, suponer que la filosofía es un saber arcaico que, a lo sumo, habría servido para el planteamiento de ciertos problemas cuya resolución habría de esperar a la aparición de las ciencias. En tercer lugar, suponer que la filosofía existe aun cuando no vaya adjetivada (materialista, escolástica, estoica, &c.). En cuarto lugar, suponer que las ciencias poseen, en exclusiva, el dominio sobre todos los ámbitos del saber.

Los avances de las neurociencias ya habrán convertido en ocioso y banal, por ejemplo, todo debate filosófico acerca de la verdad de la religión, dado que las estructuras cerebrales, responsables de la religiosidad, y que se activan en el momento de experimentar vivencias místicas, que ya han sido identificadas.

Asimismo, será inútil discutir sobre filosofía política, dado que las neurociencias ya han resuelto el problema. La cuestión es sumamente sencilla y no requiere complicación alguna por argucias filosóficas: quienes presentan una mayor activación de la ínsula serán progresistas y, por tanto, votarán al PSOE mientras que los sujetos con menor activación en la ínsula serán conservadores y, por tanto, querrán que Rajoy sea el próximo presidente del gobierno de España. La irrupción del fundamentalismo neurocientífico conlleva el campo de las ciencias psicológicas, a saber, la eliminación del propio sujeto psicológico.


 psicologia