Esta semana te hablaré sobre el estrés y de cómo puedes desterrarlo de tu vida. Existen muchas definiciones sobre el estrés, pero básicamente el estrés es división. El estrés es la facultad que tenemos de tener nuestro cuerpo aquí y la mente en otra parte. EL ESTRÉS: LA DIVISIÓN DEL CUERPO Y LA MENTE
AUTOR: Msc. Rafael Bestard Bizet
Psicoterapeuta y profesor de Psicología.
Esta semana te hablaré sobre el estrés y de cómo puedes desterrarlo de tu vida.
Existen muchas definiciones sobre el estrés, pero básicamente el estrés es división. El estrés es la facultad que tenemos de tener nuestro cuerpo aquí y la mente en otra parte.
Siempre que estás de esa manera, dividido, tu energía se desgarra, se fricciona. Es como si una parte de ti se hubiera desprendido y ya no eres una unidad, ya no eres un ser.
Debes recordar que tú no eres una mente y un cuerpo apartes. Tú eres uno solo. Desgraciadamente se han encargado de hacernos creer que la medicina es para el cuerpo y la psicología es para la mente y así erróneamente pensamos que podemos vivir fraccionados, divididos. Pero en el fondo, si quieres sentir la vida tú deberías existir indivisible. Date cuenta que a veces estás comiendo, manejando, bañándote, estudiando, haciendo el amor y tu cuerpo está realizando esas cosas; pero, ¿qué hace la mente? Ella no se encuentra ahí. Ella está llenándose de temores, deseos  y problemas. Y eso es estrés.
Te estresas porque casi nunca estás completo en lo que haces. ¿Por qué crees que los niños pequeños pocas veces se estresan? Porque ellos son completos en lo que hacen. Si juegan, se convierten en el juego mismo, si ven la televisión están ahí en cuerpo y mente. La actividad que realizan no es un medio para lograr ningún fin. La actividad que realizan es el fin mismo. Por eso están tan llenos de vida, por eso son tan felices. Tú, sin embargo, cuando estás planchando estás deseando terminar pronto para ver la telenovela o hacer otra cosa, cuando estás comiendo, estás pensando en lo qué vas a cocinar para el otro día, cuando en una conversación estás oyendo a alguien estás pensando en lo que le vas a preguntar o en lo que le vas a responder, cuando estás haciendo el amor estás cavilando en otra cosa. Tú mente nunca te acompaña en ese instante, siempre está en otra dimensión, siempre está divorciada del cuerpo y del momento, nunca estás disfrutando de manera total y completa lo que haces. Simplemente estás estresado.
Te propongo que a partir de ahora no hagas nada dividido. Siempre pregúntale a la mente dónde está y, dondequiera que esté, tráela a lo que estés haciendo en ese momento. Se siempre uno en lo que haces. A partir de ahora resuelve en lo más profundo de tu corazón no ser más dos, sino uno. Recuerda; no más dos, no más un cuerpo y una mente. Se directa y exclusivamente uno.
Siempre hemos escuchado que dos es mejor que uno, pero en esta ofensiva contra el estrés, es al revés: ser uno es mejor que ser dos.
Que la paz sea contigo y que la pases bien.