El Idioma Español en el Salvador. Origen y Evolución

Este artículo considera brevemente lo referente al origen y evolución del idioma hablado por los salvadoreños.
 
De ninguna manera, es un estudio lingüístico, ni socio político; es un referente histórico. Llega a nuestro continente (América) en el siglo XV y a El Salvador en el siglo XVI. Resulta que en el año de 1492, el almirante Cristóbal Colón, de origen discutido, pero comúnmente aceptado que era de Génova, Italia; descubrió el relacionado continente; posteriormente, Andrés Niño (1522) descubre nuestro territorio. Ahora bien, que tiene que ver lo anterior con el tema; bueno, este descubrimiento generó cambios en diferentes áreas en los pueblos americanos, y uno de ellos; fue la introducción de una nueva lengua en el continente. Como sabemos los países que participaron en la conquista y colonización fueron muchos; sin embargo, el principal protagonista fue España. El español como lengua se origina en Castilla, por ello, se le llama castellano; pero cuando se oficializa en España, se le denominó, español. Debido a que la mayoría de países americanos lo hablan, algunos han propuesto que se le llame “hispanoamericano”.
 
 
¿Cómo han clasificado al idioma español los filólogos y lingüistas? Como una lengua romance, románica o neolatina; lo que comparte con otros idiomas como el francés, italiano, portugués y rumano.
 
 
El español es considerado como una evolución o transformación del latín vulgar, conocido como “rústica romana linguae”, del cual provienen entre un 70 a 75% de los vocablos que conforman nuestra lengua. El latín vulgar, refiere un conjunto de dialectos vernáculos del latín vivo que se hablaban en las provincias del Imperio Romano. La lengua latina viva se extinguió según estudios por la constante y creciente diferenciación de dialectos; lo que llevó a que el siglo IX se formaran las lenguas romances tempranas.
 
¿Qué vamos a entender como dialecto? Es una variedad o forma particular de expresarse por los hablantes de un mismo idioma. Lo anterior no significa que en algunos casos el dialecto puede ser totalmente diferente. Dialecto, en el caso que nos ocupa es una variante del idioma principal; una variedad dentro de un mismo idioma; puede asociarse a una región geográfica determinada (geolecto, según Eugenio Coseriu, lingüista nacido en Rumania).
 
¿Qué es un dialecto en términos generales? Sistema de signos separado de una lengua común, viva o desaparecida; generalmente, con una limitación geográfica; pero sin fuerte diferenciación frente a otros que hablan la lengua original.
 
Ahora bien, lo que hoy es España, anteriormente fue conocido como la Península Ibérica; por tanto, hablaban las lenguas ibéricas; habladas por los íberos, celtas y celtíberos. Cuando los romanos invadieron esta península, las lenguas antes dichas desaparecieron, excepto el éuskaro o vasco. Antes de que se hablara el latín, también se hablaron las lenguas de los fenicios, griegos, cartagineses, visigodos, árabes, entre otros. Así las cosas, se pueden establecer los siguientes períodos en la transformación de los signos lingüísticos del español: ibérico, céltico, griego, romano, germánico, árabe, hebreo, italiano, francés, inglés, americano, entre otros.
 
El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RALE), establece aproximadamente, los siguientes cálculos de diferentes elementos que originan el idioma español, como a continuación se expone.
 
a) 73% del latín
b) 14 % del árabe
c) 8% del griego
d) 5% de otras lenguas

En atención a lo expuesto, podemos afirmar que son diferentes estratos filológicos (textos y escritos que permiten reconstruir la cultura que a ellos es inherente) que han intervenido en la formación del español.
 
Ahora bien, es necesario abordar temas históricos en un orden cronológico que dieron origen al idioma español; ello por supuesto, en relación a los distintos pueblos que contribuyeron con su legado cultural, a la formación del idioma que actualmente conocemos como el español. A continuación, abordaré de esa manera dichos aspectos.
 
Celtas. Estas tribus habitaban entre los ríos Din y Danubio. Su cultura se remonta a la primera edad del hierro aproximadamente entre el 1200 – 400 a. de C. Son de este mismo origen los Celtas de la Galia, del norte de Italia, Alemania, Bohemia; pero además, los celtíberos de Iberia; los gálatas de Anatolia y este y centro de Rumanía; y celtas insulares.
 
Fenicios. Habitaron en lo que actualmente es el territorio del Líbano, norte de Israel y buena parte de Siria. Estos se dedicaron al comercio de telas, vidrio y cerámica, además fueron grandes marinos. Su época se remonta al año 1100 a. de C. Utilizaban un alfabeto fonético, el cual fue adaptado por los griegos a su idioma.
 
Griegos. Su ubicación temporal data aproximadamente del año 800 a. de C. (su origen tuvo lugar en las corrientes migratorias de indoeuropeos hacia el año 2000 a. de C. quienes se asentaron en distintos lugares de Grecia y dieron origen a diferentes dialectos). Se extendieron por todo el actual territorio de Grecia. De la relación entre fenicios y griegos dio origen a un legado cultural de gran trascendencia, entre ellos, el idioma, su ciencia y filosofía.
 
Cartagineses. Cartago fue una ciudad fundada por los fenicios; ubicados geográficamente en lo que hoy es Túnez, dominaron la Península Ibérica, pero con el nombre de Spinaja, cuyo significado es “tierra de conejos”. Se constituyó como un centro religioso y cultural. Temporalmente se ubican a partir del año 400 a. de C.
 
Romanos. Temporalmente podemos ubicarle 200 años a. de C. Roma fue fundada aproximadamente entre los años 754 y 750 a. de C. Se extendió como civilización en el territorio de lo que hoy se conoce como Italia, en su parte central. Durante su dominio fue llamada Lacio (Latio). Dominaron la Península (España) como Hispania, la que constituye una interpretación en latín de la palabra Spinaja e incluso de Cartaginés. Su legado a la humanidad, la religión y el idioma.
 
Visigodos. Se ubican temporalmente en el año 400 d. de C. Espacialmente ubicados en las regiones de Cárpatos y Transilvania. Decayeron debido a la invasión que llevaron realizada contra Hispania; luego, desaparecieron de manera definitiva cuando los árabes les invadieron.
 
Germanos. Tribus localizadas al este del río Rin. Se ubican aproximadamente por el año 500 d. de Cristo. Formados por diferentes pueblos, escandinavos, normandos, godos, francos, alemanes, bárbaros, anglos y sajones.
 
Musulmanes. Se ubican temporalmente por el año 711 d. de C. Conocidos también con el nombre de islámicos o árabes. Localizados en la Península Arábiga y al norte de África. Lograron el desarrollo de la arquitectura y la lengua (idioma).
 
De los aspectos anteriores observamos que la Península Ibérica, históricamente adoptó diferentes nombres, en el orden siguiente:
 
 
a) Iberia
b) Spinaja
c) Hispania
d) España

 
El idioma español actual, difiere del antiguo como usted observará en los ejemplos que transcribo, para ilustrar las diferencias acotadas.

Ejemplo 1.
 
ESPAÑOL ANTIGUO (S. XVI – XVII)
 
Como ajutorio de nuestro dueno, dueno Christo, dueno Salvatore, qual dueno get hena honore, equal duenno tiene ela mandatione como Patre, como Spiritu Sancto, enos siéculos de los siéculos.
Facanos Deus Omnipotes tal servicio fere que denante ela sua face gaudiosos seyamus. Amén.

ESPAÑOL ACTUAL

Con la ayuda de Nuestro Señor Don Jesucristo, Don Salvador, Señor que está en el honor y Señor que tiene el mando con el Padre, con el Espíritu Santo, en los siglos de los siglos.
Concédenos Dios Omnipotente hacer tal servicio que delante de su faz gozosos seamos. Amén.

 
Ejemplo 2.

 
ESPAÑOL ANTIGUO

Vayse meu corachón de mib,
Ya, Rab, si se me tornarad?
Tan mal meu doler li – l – habib!
Enfermo yed, cuándo sanarad?

 
ESPAÑOL ACTUAL

El corazón se me va de mí,
Oh Dios ¿Acaso se me tornará
Tan fuerte el dolor por el amado
Enfermo está, cuándo sanará?
 
 
Ejemplo 3.

 
ESPAÑOL ANTIGUO
 
Ya, Rab, cómo vivráyu…

 
ESPAÑOL ACTUAL
 
 
Oh Dios, cómo podré vivir…

En el caso de El Salvador, el náhuatl ha ejercido una influencia en la formación del idioma; pero de manera especial en el campo de la toponimia; por ejemplo: Coatepeque, Quezaltepeque, Nahuizalco, entre otros. Asimismo, los conquistadores nahuatizaron el español, se vieron obligados a conservar el nombre en náhuatl para aquellos que no tenían un nombre en español; especialmente los alimentos. Por otra parte, los fonemas no usuales en el español como ts, sh, tl y terminaciones como t, tl y c, por no poder pronunciarlas en forma debida, fueron transformados como a continuación se aclara.
 
El fonema “sh” se transformó en “j”; en consecuencia se dijo: Acajutla por Acashutla; ejote, por eshut; jilote, por shilut.
 
El fonema “ts”, cambió a “z”, de manera que tsaput, se pronunció, zapote; tsunte, zonte; y tsupilot, zopilote.
 
Con las terminaciones en “t”, “tl” y “c”, los conquistadores añadieron una “e”; por tanto, la pronunciación nahua fue modificada; así: elote, por elot; jocote, por jocot; chicote, por chicot; tepeque, por tepequ.
 
Sirvan los ejemplos anteriores para ilustrar las modificaciones que le son propias al español que se habla en El Salvador; el cuál como quedó establecido, fue modificado por los conquistadores; y por supuesto, por los nativos, que adoptaron sus modismos o hábitos en la forma de hablar.


Finalmente, los cambios semánticos (modificación en el significado) introducidos por los salvadoreños al idioma español; hace que tengamos una forma particular de expresarnos; lo que nos hace diferentes de otros pueblos que hablan la misma lengua. Invito a todos los lectores de este artículo, a realizar sus propias investigaciones e incluso, a elaborar otros artículos que permitan tener una visión más amplia del idioma español y contribuir así con la transmisión cultural a las presentes y futuras generaciones.
Lic. Jaime Noé Villalta Umaña
Prof. y Abg.