Jugar es una actividad imprescindible para el desarrollo psicofísico de los chicos. Mientras se divierten, desarrollan sus sentidos, la imaginación y la inteligencia. ¿Cuáles son los juguetes más adecuados? ¿Cómo favorecer una convivencia armoniosa con los hermanos? “Los chicos no juegan para entretenerse.” ¿Cómo? A primera vista, esta afirmación parece mentira. Pero es real. Para los niños pequeños, el objetivo de jugar no es la diversión, sino algo mucho más relevante y trascendente: conocer y comprender ese complejo mundo en el que viven. El juego de la “la mamá y el papá”, por ejemplo, no es más que un modo de aprehender lo que es una familia y descubrir el significado de las relaciones padre-hijo o entre hermanos.

Además de cumplir esta importante función, el juego ayuda a desarrollar los cinco sentidos y fomenta la fantasía, la creatividad y la sociabilidad. Jugar, entonces, es una actividad imprescindible para un buen desarrollo físico y psíquico del niño.

A partir del año, los chicos empiezan a manifestar notables preferencias por determinados juguetes. Y ese muñeco de trapo que era blanco pero hoy es gris, al que le falta un ojo y le sobran los parches y remiendos, de pronto se convierte en el favorito.


“Lucas y Clara se llevan tres años. Cuando la menor tenía un año y medio empezó a querer involucrarse en los juegos de su hermano. Cada vez que Lucas se ponía a armar sus construcciones de ladrillos, por ejemplo, ella pretendía ayudarlo y, lógicamente, le rompía todo. Lucas me decía: ‘mamá, en esta casa no se puede jugar’, y se iba a otro lado, escapándose de su hermana. Por un tiempo fue así, hasta que los dos crecieron un poco y empezaron a descubrir que se podían divertir juntos. Ella, con tal de estar cerca de su ‘ídolo’, hacía lo que él quería y él disfrutaba mucho el papel de ‘jefe’ del juego. ¡Y a mí me cambió la vida!”,cuenta Alejandra, de Santa Rosa.

También a partir de los 18 meses empiezan a pedir lápices y papel para sus garabatos, imitando a los mayores. Todavía no tienen la habilidad para sostener un pincel o un crayón, pero pintar con los dedos es una excelente opción. Existe una gran oferta de pintura para "dáctilo", como las maestras jardineras suelen llamar a esta actividad.

Hoy la oferta de juguetes es inmensa … A quienes pasaron su infancia entre ladrillos y plastilina, les resulta increíble que el juguete más deseado sea un personaje intergaláctico con la asombrosa habilidad de disparar su propia lengua, por ejemplo.


Ante una oferta abrumadora, algunos consejos de sentido común. En primer lugar, hay que evitar comprarlos para satisfacer un capricho o como premio o para “comprar” el amor de los hijos. Excesiva cantidad de juguetes, no logran que el niño les preste atención. Aunque hasta los dos años es difícil que un bebé preste los juguetes a sus hermanos, el valor de compartir debe estar presente desde siempre.

A medida que crece, y desde que es chiquito, es importante acostumbrarlo a que los juguetes cambian. Se puede ir regalando los que ya no use, pero siempre con su consentimiento y tratando de que entienda que así permite que otros chicos jueguen también.

Pero no todos los juegos son juguetes: existe otro tipo de juegos, ideales para que los padres se vinculen con sus hijos. La mayoría de los chicos adora girar por el aire, galopar como un caballito y hamacarse. Esta preferencia tiene una explicación neurológica: estas actividades contribuyen su desarrollo e instintivamente los chicos lo saben.

Algunos juegos adecuados durante los dos primeros años de vida son: mecerlos o hamacarlos, bailar con música suave, jugar a la sillita de oro, “arre caballito” y astronauta.

Con o sin juguetes; solos o acompañados: todos los chicos necesitan jugar para crecer. Los momentos que un chico pasa jugando son, sin duda, tiempos privilegiados de desarrollo y maduración.


Recomendaciones de seguridad para elegir juguetes:


A la hora de elegir un juguete para un niño menor de 3 años, la Sociedad Argentina de Pediatría recomienda una serie de medidas de prevención, para evitar asfixias y atragantamientos:


Juguetes recomendados por edad:


0 a 3 meses:


4 a 7 meses:



8 meses a 1 año:


Desde los 2 años:



materna, el primer club de madres de Latinoamérica.

Encontrate con otras mamás para compartir tus experiencias de la maternidad. Intercambiá opiniones con embarazadas. Seguí la evolución de tu embarazo semana a semana y el desarrollo de tus hijos en tu casilla de correo. Aprendé todo sobre la lactancia materna. Ingresá en los foros y asistí a nuestros eventos. Además, participá en concursos y obtené muchísimos beneficios.