Si bien los uniformes médicos se utilizan para evitar infecciones del personal a los pacientes y viceversa, estos pueden llegar a ser un foco de infección si no se manipulan de acuerdo a los procedimientos de tratado, lavado y desinfección.

Por: Samuel Ruiz

 Las prendas sucias deben ser transportadas a lavandería para dejarla otra vez limpia, cómoda y lista para utilizarse. Y en este proceso se debe transportar la ropa sucia en bolsas cerradas, en lavandería separarla de la ropa limpia y debe ser lavada por personal diferente al que manipula la ropa limpia, utilizar productos químicos que además de lavar desinfecten y no maltraten la tela. Una vez limpia almacenarse con medidas higiénicas.
En los uniformes médicos en especial las batas que son las prendas de uso cotidiano se debe evitar que contengan botones, corchetes, cabillos, cinturones o pliegues para facilitar su proceso de lavado. Debe ser sencilla y cómoda fácil de quitar y poner, hay que considerar que la bata sólo debe utilizarse en el área de trabajo nunca mantenerla puesta si se atiende una reunión, para tomarse tiempo libre en especial si se va a comer etc. Debe ser reemplazada inmediatamente después de ensuciarse aunque sea parcialmente. Debe cumplir un ciclo de vida pues el tejido se abre y deja pasar gérmenes como resultado de varias lavadas.
Los factores a considerar para mejorar la duración de los uniformes médicos son:
Al comprar la ropa revisar que el tejido de la prenda se encuentre en perfectas condiciones, elegir aquellas que sean más impermeables y estrechas. Usar los uniformes adecuados para cada caso nunca para fines distintos de los que va destinada. Si la prenda ya tiene una mancha que no se puede quitar o se encuentre rota desecharla y reemplazarla por una nueva. No darles mal uso, ejemplo dejarla expuesta a factores ambientales como el polvo o el sol por periodos prolongados.

Si el proceso de lavado de los uniformes médicos es en casa también se deberán seguir aspectos que garanticen su proceso de desinfección y mantenerlos higiénicamente. Lavarse separado de la ropa de uso cotidiano. Además del jabón utilizar sustancias químicas para su desinfección, dejarlos secar al sol por tiempo razonable y una vez limpia, recogerlas con las manos y ropa limpia, inmediatamente después y si se requiere plancharlos, posteriormente guardarlos de preferencia en una bolsa plástica y volverse a colocar justo antes de entrar al área de trabajo.