El mercado de las bolsas  está teniendo una importante evolución, fabricando nuevos productos de bolsas y con nuevos componentes orientados ha hacer estos productos más ecológicos y respetables con el medio ambiente.

Por: Carlos Tello

 Gracias a la conciencia de conservación del medio ambiente implantada en los últimos años, se ha conseguido reducir el consumo de bolsas de plástico hasta hacerlo prácticamente inexistente.
Los mayores consumidores de bolsas de plástico eran los supermercados que encargaban grandes tiradas corporativas directamente a la fabrica de bolsas, gracias a la medida que han ido tomando algunos pioneros como las grandes superficies y posteriormente los pequeños supermercados, se ha erradicado su consumo de las mismas.
En los supermercados, se han sustituido estas bolsas por otras ecológicas que están en armonía con el medio ambiente, y se ha comenzado a cobrar un precio por ellas para evitar su derroche.
En otro tipo de tiendas, como fruterías, carnicerías, floristerías, tiendas de moda... También han cambiado su política adaptándose a los nuevos tiempos, usando en estos casos bolsas de papel Kraf, en la mayoría de las ocasiones con logos y dibujos corporativos de todo tipo impresos en ellas, este tipo de bolsas ofrecen un sinfín de posibilidades y de hecho las gente las reutiliza, de esta forma pasean el nombre de la empresa en cuestión por la ciudad de forma gratuita, una buena publicidad.
Pero, ¿Qué pasa con los productores de bolsas? La tienda de bolsas ha tenido que adaptarse a la nueva demanda, cambiar su forma de fabricar, innovando y consiguiendo bolsas contaminen lo menos posible, que sean asequibles y también resistentes.
Pero no solo podemos encontrar bolsas corrientes, sino que en una fábrica de bolsas podemos encontrar otro tipo de envases más sofisticados, como por ejemplo, las finas y elegantes bolsas para trajes y vestidos o las bolsas para vinos, en las que la presentación de las mismas es esencial para llevarse una buena primera impresión cuando no conoces ese vino en concreto.
No todas las bolsas cumplen la función de facilitar el transporte de prendas o alimentos, algunas de ellas además tienen la misión de conservar el contenido que hay dentro de ellos, una ejemplo claro son las fundas para jamones, se trata de algo que puede estar en contacto casi directo con el alimento, en la mayoría de los casos se suele poner un papel especial en medio (cuando se trata de trasportes largos) no obstante este tipo de fundas son especiales y diferentes, diseñadas de un modo diferente, aunque, como todas ellas, también formen parte del material corporativo de la marca.

 tienda de bolsas