Desde que el mundo es mundo, el poderoso o el que se siente con poder, influye sobre todos los seres que le rodean, en nuestros día no es diferente, sabemos quienes son poderosos y el destino mundial pasa por ellos.

Por: Pepe G

 El poder denota, la capacidad de alguien para influir en la conducta de otro, de modo que aquel haga algo, que de lo contrario no realizaría. El elemento central en el poder, es la relación de dependencia: cuanto mayor sea la dependencia de X respecto de Z, mayor será el poder de Z en la relación, el cual se basa en la percepción de X sobre las opciones y/o recursos que controla Z.


Los individuos pueden ganar su poder de: las posiciones que ocupan, por las características personales especiales que tienen, por el grado de experticia o competencia que tienen en algún área, por estar en el lugar adecuado en el momento adecuado (oportunidad). El poder puede ser ejercido de manera coercitiva, administrando premios, actuando persuasivamente, administrando conocimiento o controlando la información. No obstante, los individuos utilizan distintas estrategias a la hora de conseguir sus objetivos; se valen de razones, hechos y datos para presentar con lógica sus ideas, recurren a la amabilidad, pueden formar coaliciones; negociar, actuar de manera directa e impositiva para exigir, recurren a la autoridad superior para respaldar su posición, o pueden usar sanciones, premios o castigos.


Las tácticas empleadas, seguramente dependerán de las fuentes de poder. Señalaremos que el ejercicio del poder por parte de los miembros de un grupo y/o el poder puesto en acción constituye la política.


No hay quizá otro concepto, que en su definición esté más ligado a la posibilidad de generar conflictos, como lo es el poder, toda vez que se asocia fácilmente a situaciones negativas. Sin embargo, el poder en sí es un instrumento necesario para producir cambios; dotar de poder a quien no lo tiene o reequilibrar las cuotas de poder en un conflicto ayuda a resolverlo. Mientras más desigual sea la distribución de poder, mayor será la posibilidad de una decisión unilateral, no negociada, y la probabilidad de que las diferencias de interés sean suprimidas al ser ignoradas por la parte más fuerte y no poder ser reclamadas por la parte más débil.


Resulta clave entonces, en un conflicto hacer un análisis de los poderes en juego; el poder de cada parte en una negociación, vendrá determinado por las pérdidas que a cada uno le supone no llegar a un acuerdo con la otra parte (sabiendo que ésta como medida de presión puede emplear su poder y reducir o anular los beneficios que habitualmente le reporta) y los costes que suponen a cada uno aceptar las peticiones y condiciones que la otra parte trata de imponer. En el momento en que el costo, que supone aceptar la propuesta del otro, sea superior al costo de una ruptura de la negociación, surgirá ésta irremediablemente, anulándose el poder de la otra parte en la negociación.
Resulta interesante el hecho que el poder de negociación es un poder subjetivo, se trata de hacer creer a la otra parte de que controlamos los recursos que necesita.

Pir