La presión manipuladora –o las artes persuasivas- no nos afecta a todos por igual.La vinculación a cualquier grupo depende tanto de nuestra forma de ser –y del momento vital en que nos encontramos- como de las técnicas persuasivas o manipuladoras de un determinado grupo. Hannah Arendt ha reflexionado sobre la “banalidad del mal”, sobre esa fuerza arrolladora de un medio social que aniquila la capacidad de pensar. Una gran parte de seres humanos cuando cumplen con su supuesto deber o con las ordenes de un líder se parapetan en una cotidianidad que se inmuniza a toda crítica. Se atrincheran en unos principios rígidos y empecinándose en su defensa son incapaces de “ver de otra manera”. El poder de las sectas nos puede ayudar a dilucidar cómo manejamos la substancial incertidumbre de nuestra existencia.

 

 Hannah Arendt ha reflexionado sobre la “banalidad del mal”, sobre esa fuerza arrolladora de un medio social que aniquila la capacidad de pensar. Una gran parte de seres humanos cuando cumplen con su supuesto deber o con las ordenes de un líder se parapetan en una cotidianidad que se inmuniza a toda crítica. Se atrincheran en unos principios rígidos y empecinándose en su defensa son incapaces de “ver de otra manera”. El poder de las sectas nos puede ayudar a dilucidar cómo manejamos la substancial incertidumbre de nuestra existencia.

 

El proceso de vinculación

 

Se pueden describir cuatro condiciones que precipitan la interacción sujeto-secta hacia la conversión de éste: contactar en un momento de crisis de vida del sujeto, establecer vínculos afectivos, limitar los contactos con personas ajenas a la secta y una interacción continuada e intensiva con los adeptos. De las cuatro condiciones dos forman parte de las necesidades del sujeto (crisis y vínculos afectivos) y las otras dos son técnicas propias de las organizaciones sectarias (aislamiento e interacción con los miembros de la secta). Así, un proceso de vinculación requiere un sujeto predispuesto y un grupo sectario que le ofrezca una “forma de ver” que como un ansiolítico apacigüe sus ansiedades.

Se han descrito cuatro etapas para llegar a la conversión plena. La primera es atracción-seducción, en dónde se busca impactar agradablemente en el ámbito emotivo-afectivo del sujeto para que se sienta querido y protegido. La segunda etapa es la captación, que una vez más se realiza por la vía emocional-afectiva que por la vía racional. La tercera es la conversión, en la cual el sujeto adopta una nueva identidad en base a su compromiso con la secta. Por último, el adoctrinamiento pretende que el sujeto consolide su nueva identidad y profundice en la doctrina. Al final lo que se persigue es que el adepto adquiera una inquebrantable consciencia que es un privilegiado por habitar en una verdad absoluta y que finalmente sienta que más allá de los límites de las creencias de su secta todo es caos y perdición.

 

Estrategias de abuso psicológico

 

Se ha categorizado una serie de estrategias:

a.- Aislamiento. De la familia, de los amigos, del trabajo, de las aficiones, del lugar de residencia. Para constituir una nueva identidad se requiere demoler todo aquello que nos sostenía, que nos proporcionaba una identidad.

b.- Control y manipulación de la información. El adoctrinamiento implica canalizar y focalizar toda la información pertinente para conseguir al adepto. La construcción de una verdad absoluta entraña socavar la capacidad de reestructurar nuestra cosmovisión con nuestras vivencias. El nuevo marco de pensamiento no puede contaminarse con informaciones que susciten dudas o exploración de nuevos territorios.

c.- Control de la vida personal. Cualquier atisbo de individualidad y de criterio personal entorpece el proceso conversión del neófito en la estructura sectaria. Por ello, la organización sectaria se afana por controlar su economía, sus relaciones afectivas y su vida sexual, sus actividades, en definitiva su propia existencia.

d.- Abuso emocional. Es la estrategia más determinante. Desde la activación interesada de emociones positivas a la exigencia de una entrega afectiva y entusiasta. El abanico de estrategias es amplio: intimidación, desprecio, humillación, rechazo, sentimiento de culpa…

e.- Adoctrinamiento en una verdad absoluta y perdida de la identidad personal. Reconstrucción del propio pasado para “verlo” con los ojos de la nueva verdad absoluta de su nueva identidad. Incapacidad para la crítica y exigencia de imponer la doctrina por encima de las personas y las leyes. Idealización de la doctrina y rechazo frontal de todos los grupos que amenacen su supervivencia.

f.- Imposición de un líder que tiene la autoridad legítima sobre la verdad absoluta.