El Reiki propiamente dicho es Energía Universal que como terapia de sanación ayuda a eliminar en primera instancia los malestares físicos para posteriormente trabajar sobre el origen emocional y mental de las afecciónes que las personas puedan presentar.

Por: Prema Shakti

La finalidad del Reiki es llevar a las personas a disfrutar de estados de calma y relajación profundas por largos periodos de tiempo, lo que significa que la Energía Reiki no trabaja únicamente sanando las enfermedades físicas que se puedan presentar; Su impacto es tan profundo que no es percibido inmediatamente.

La Filosofía Reiki a través de sus cinco preceptos básicos pretende dar los primeros pasos hacia el autoconocimiento y su consecuente observación, reflexión y discernimiento que guían al cambio de conductas que pueden traer como consecuencia sufrimiento.

Aunque la sanación del Reiki pretende llevar a las personas a vivir establemente, es necesaria la sanación del cuerpo para que nuestra atención pueda estar puesta en la energía misma y no en los dolores o afecciones que el cuerpo pueda presentar.

Antes de poder centrar la atención en el crecimiento de la paz que desde siempre residió dentro nuestro, es necesario aliviar las necesidades básicas (comida, vivienda, vestido y salud).

El cuerpo es un instrumento, es el vehículo que permite movernos en este mundo y percibir sabores, olores, sonidos y objetos a través de los sentidos. Por decirlo de alguna forma, el cuerpo es el carruaje que transporta al Ser al cumplimiento de su deber, y para que el carruaje nos lleve a buen destino ha de estar en buenas condiciones.

El Reiki ayuda a mantener la salud corporal, aunque desde un inicio trabaja a niveles mucho más profundos. La enfermedad es la consecuencia última del desajuste energético. Antes de la manifestación física del desequilibrio energético suele presentarse malestar mental y emocional. Si la persona no reacciona ante estos avisos, el Ser en toda su sabiduría muestra el malestar de forma que pueda ser percibido por los sentidos y obligar a la persona a sanar su cuerpo físico, después sus emociones y por último los pensamientos que generaron el desajuste. El punto aquí es que por lo general al obtener mejoría física, se olvida de seguir con el proceso que lleva a la sanación total.

El Reiki como terapia de sanación física ayuda a:
El Reiki como terapia tiene la fuerza para sanar enfermedades crónicas degenerativas aunque eso siempre debe ir acompañado de un trabajo emocional y mental por parte del paciente.

El cuerpo, un vehiculo existencial


Para la sanación a través de la Energía Reiki y para cualquier otro método, sistema o ciencia de curación y autoconocimiento es muy importante tomar consciencia del cuerpo como un vehículo existencial. ¿Qué quiere decir esto?

Significa que hagamos lo que hagamos el cuerpo va a cumplir con su función. El cuerpo por ninguna razón deja de cumplir con sus actividades, es un vehículo en perpetuo movimiento hasta el día en que termina su ciclo. Al cuerpo se lo puede embellecer, se lo puede operar, se lo puede mutilar, sin embargo siempre sigue cumpliendo con su tarea de acuerdo a sus posibilidades y al grado de cuidado que pongamos en él.

Teniendo en cuenta esta manifestación existencial del cuerpo y haciendo consciencia de que somos un ALMA con CUERPO y no al revés, estaremos en posibilidad de ocuparnos menos por él, darle sólo la importancia que merece y no tomarlo como un objeto de culto y adoración. Es el SER INMORTAL lo que es digno de reverencia, servicio y amor, no el vehículo que lo transporta.

El rendirle culto y adoración al cuerpo es como adorara la jaula de oro que encierra al ruiseñor que día a día nos ofrece su melodioso canto para alegrarnos, es dejar de alimentar a quien nos da la vida misma y dedicarnos a adornar la jaula que no requiere de ningún agregado para cumplir con su función.

Aprende a manejar la Energía Reiki y sana tus afecciones físicas y emocionales.
ATMADEV Centro de Desarrollo Humano
Iniciaciones en REIKI Nivel I, II y III
Para mayor información visita www.atmadev.com.mx
Tel. 01(222)888-9415