El certificado energético para edificios es causa de una imposición de la Directiva 2002/91/CE (Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo de la Unión Europea, relativa a la eficiencia energética de los edificios) de la que se espera tenga repercusión evidente en las normas propias del estado es

Por: Pepe Flórez

La reciente directriz europea  que obligará a promover el certificado energético se transpone parcialmente a la normativa española tomando como base del Real Decreto 47/2007 a 19 de enero por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de eficiencia energética de edificios de nueva construcción.

El susodicho certificado de eficiencia energética de todo edificio ya edificiado habrá de tener el visto bueno realizado por técnicos especializados que tienen a su disposición la titulación académica y profesional que certifica su habilitación para dirigir proyectos de tipo constructor o de instalaciones térmicas.

Siendo breves es posible señalar que la pretensión fundamental de esta normativa es asegurarse de que todas y cada una de las construcciones que vemos en la Unión Europea procuren ser máximamente eficientes en lo que se refiere a la energía. En resumen, esta normativa surge de las legislaciones que, a partir del enorme viraje de mentalidad en temas ecológicos, la sociedad se plantea. Existen dos motivos esenciales.

Como primera aproximación, ha de tenerse en cuenta que la el punto de vista general de la sociedad en lo que se refiere a las cuestiones de género ambiental aumenta a un gran ritmo, señaladamente en los países nórdicos. La gente provoca una mayor influencia sobre el conjunto de la política para que implementen medidas para emitir menos contaminación .

Para proseguir, también hay que tener en cuenta al temor a la expansión del cambio climático junto a sus incontrolable repercusión para la Tierra en su conjunto. Esto es de especial importancia para la aparición de la normativa de eficiencia energética ya que una de las razones esenciales del calentamiento global es el consumo energético de los de los países occidentales. No olvidemos que esta energía procede, en su mayor parte, de plantas productoras que generan una enorme cantidad de contaminación al ambiente y que, por tanto, contribuyen de forma decisiva e irrefrenable a la expansión y el aumento de ritmo del calentamiento global.




Este nuevo certificado energético será requisito indispensable para toda construcción, se trate de uno nuevo o viejo, ya en construcción ya construido en suelo español. Tomando esto en consideración, es de utilidad no demorar su obtención desde que la novísima norma en el tema esté definitivamente aprobada para llevar a cabo todos y cada uno de los pasos para conseguir de este certificado para solventar cuanto antes los trámites.